Universidades

Stanford lleva el DeLorean más allá de Volver al Futuro 

Investigadores de Stanford convirtieron un DeLorean en un coche autónomo que tiene una característica que lo diferencia de los Tesla y los autos de Google que cuenta con esta tecnología; el coche universitario driftea.
Redacción
21 octubre 2015 14:39 Última actualización 21 octubre 2015 17:32
DeLorean Stanford (Foto tomada de news.stanford.edu/)

Los investigadores iniciaron el proyecto en mayo del 2013 con la compra de un DeLorean por 22 mil dólares (Foto tomada de news.stanford.edu/)

El DeLorean es hipotéticamente sinónimo de futuro; la universidad de Stanford hizo que literalmente este auto representara el futuro de la tecnología automotriz.

Un grupo de investigadores de la universidad compraron un Delorean y lo convirtieron en un coche autónomo que tiene un característica en particular, hace drifting como los coches de la película Rápido y Furioso.

"Quemar llanta sería lo último que se esperaría de un vehículo autónomo, pero los líderes del proyecto creen que "los vehículos autónomos deben de poder ejecutar cualquier maniobra dentro de los límites físicos del vehículo para reducir el riesgo de daños", dijo Chris Gerdes, un profesor de ingeniería mecánica y director del Ravs Center, a Stanford.

Para el desarrollo, el equipo se inspiró en corredores de rally, que son uno de los mejores conductores en los deportes de motor. Los competidores top de rallys continuamente sacrifican estabilidad por control y velocidad, razón por la cual los conductores derrapan en las vueltas. Aunque un coche se derrape en una vuelta, los conductores pueden lograr que el coche hagan lo que ellos quieren.

1
  

   

DeLorean Stanford (Foto tomada de news.stanford.edu/)


La mayoría de la gente no tiene idea de cómo hacer esto, pero no hay razón por la cuál una computadora no pueda ser programada para hacerlo si es la mejor manera de evitar situaciones peligrosas. Los investigadores del Revs Center creen que los coches autónomos tiene que ser capaces de derrapar.

Los especialistas iniciaron el proyecto en mayo del 2013 con la compra de un DeLorean por 22 mil dólares. Este auto fue una decisión divertida para hacer la investigación dado que se asocia con Volver al futuro, lo cual le da una vibra futurista, consideraron los involucrados.

"Es un auto que dice 'proyecto de ciencias'", dijo Gerdes. Una ventaja es que el fabricante desapareció, entonces nadie puede quejarse de que los investigadores se asocien con una marca.

Hoy día, el DeLorean de Stanford pueda hacer drift en círculos "casi perfectos" dijo Jon Goh, un estudiante de doctorado que trabaja en el proyecto. Esto completa el primer objetivo de la iniciativa al probar que el coche puede controlarse a si mismo con precisión aunque se encuentre en entornos inestables. El desarrollo del software fue sencillo y se basa en la investigación de Stanford en este campo.

>


MODIFICACIONES

"El coche se ha portado muy bien desde el principio", dijo Gerdes, pero el DeLorean no está hecho para este tipo de cosas, lo que hace que el proyecto tenga más retos. El equipo tuvo que improvisar en el coche antes de que drifteara.

"El DeLorean es un gran coche, a menos que quieras acelerar, frenar o dar vuelta. Es horrendo dar vuelta al volante, por lo que es difícil driftear debido a que la parte delantera perdiendo agarre continuamente al curvear", comentó Gerdes 

El equipo hizo una larga lista de modificaciones, incluyendo un nuevo motor de dirección asistida, dirección de cremallera y sistema personalizado novillo. Una jaula antivuelco mejoró la seguridad; los ingenieros también trabajaron con Renovo para adaptar la transmisión y el arranque de estos coches eléctricos de Silicon Valley en el DeLorean.

1
 

 

DeLorean Stanford (Foto tomada de news.stanford.edu/)


Un motor en cada rueda trasera proporciona la propulsión. Bridgestone firmó un contrato para proveer los neumáticos , así que Stanford no tendrá que pagar todo el caucho quemado.

Según una nota de Wired, este coche no usa un radar o sensores LIDaR como otros prototipos de coches autónomos, esta investigación no es acerca de como un coche percibe su entorno, es sobre cómo un coche se comporta al ponerlo al límite. El auto está equipado con un GPS que mide su posición, y también cuenta con sensores de incercia que detectan el movimiento. 

En el largo plazo los investigadores buscan construir un coche autónomo que pueda sobrellevar diversas situaciones extremas, aunque eso signifique droftear o evitar un obstáculo en el camino. 

1
 

 

DeLorean Stanford (Foto tomada de news.stanford.edu/)