Universidades

¿Necesitas un implante? Quizás la mejor opción es el hueso animal 

Investigadores del Cinvestav desarrollaron un implante de cadera hecho de hueso bovino, el cual, gracias a su material biológico se adapta mejor al cuerpo humano y además dura el doble que los tradicionalmente usados en estas operaciones.
Redacción 
11 noviembre 2015 19:44 Última actualización 11 noviembre 2015 20:21
transplante de cadera

Al año aproximadamente se realizan en México 200 mil implantes de cadera. (Foto tomada de conacytprensa.mx)

Investigadores del Centro Nacional de Proyección Térmica, perteneciente al Cinvestav Quéretaro, desarrollaron un implante para el reemplazo total de cadera hecho con huesos bovinos.

El implante desarrollado por los investigadores tiene una vida útil de 20 años, el doble de los implantes cementados, y utiliza materiales biológicos como el hueso bovino, los cuales son biocompatibles, explicó Juan Muñoz, encargado del Cenaprot, en entrevista con el Conacyt

El hueso bovino se somete a un proceso químico mediante el cual se obtiene un material cerámico biocompatible que genera osteorregeneración (regeneración ósea).

Al año en México se realizan aproximadamente 200 mil implantes de este tipo, y en su mayoría se realizan con prótesis hechas con metal de cobalto o titanio que después son cementadas y las cuales muchas veces son rechazadas por el cuerpo.

"Generalmente hay que cortar el fémur del paciente y, si el implante genera rechazo, puede ocasionar problemas mayores como infección en el hueso, entre otros, que incluso pueden ser más graves que los que originalmente tenía el paciente", dijo Juan Muñoz.

El desarrollo, elaborado con el Programa de Estímulos a la Innovación y en colaboración con la empresa mexicana Mextrauma, será accesible ya que en su elaboración se emplean técnicas de bajo costo.

Muñoz dijo que para la elaboración están apostando por técnicas económicas como la de combustión de alta velocidad, un método ultrasónico que requiere una inversión de 1.5 millones de pesos, en contraste con otras técnicas que cuestan entre 7 y 8 millones de pesos.

Explicó que ya se realizaron las pruebas in vitro y están por concluir las pruebas in vivo, para después probarse en humanos, así que todavía tardará un par de años para que esta innovación salga al mercado.