Universidades

Estudiantes mexicanos y del MIT lanzarán satélite meteorológico 

Investigadores y estudiantes del Centro de Alta Tecnología de Querétaro y en conjunto con el MIT se encuentran construyendo un microsatélite que será puesto en órbita para monitorear gases contaminantes en México.
Redacción 
24 junio 2015 21:48 Última actualización 24 junio 2015 21:51
Satélite Quetzal

Quetzal será puesto en una órbita baja muy común para satélites meteorológicos, es decir, entre 500 y 800 kilómetros sobre el nivel del mar. (Foto tomada de conacytprensa.mx/)

Investigadores del Centro de Alta Tecnología (CAT) ubicado en juriquila Querétaro, junto con alumnos de licenciatura, maestría y doctorado de áreas afines, trabajan en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) en el diseño y construcción del microsatélite Quetzal , cuya función será el monitoreo de gases contaminantes en territorio nacional.

La iniciativa de crear un microsatélite surgió tras el contacto entre los ingenieros y científicos mexicanos de la UNAM con especialistas del MIT: el doctor Alvar Saenz-Otero, director del Laboratorio de Sistemas Espaciales (SSL, por sus siglas en inglés) y el doctor Paulo Lozano, codirector del Laboratorio de Propulsión Espacial (SPL, por sus siglas en inglés).

El primer financiamiento de Quetzal vino por parte del programa MIT International Science and Technology Initiatives (MISTI), con lo que se comenzó a diseñar la misión del microsatélite. Recientemente, uno de los investigadores participantes en el proyecto, el doctor Carlos Romo, recibió un apoyo económico por parte del Fondo Sectorial de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación en Actividades Espaciales Conacyt-Agencia Espacial Mexicana (AEM). Con esto se podrá continuar con el desarrollo de más prototipos de los subsistemas de Quetzal, dijo el doctor Ferrer Pérez, investigador del CAT, centro ubicado en Juriquilla, Querétaro.

Según un comunicado del Conacyt, Quetzal será puesto en una órbita baja muy común para satélites meteorológicos y de percepción remota, es decir, entre 500 y 800 kilómetros sobre el nivel del mar, y tendrá un peso de entre 50 y 70 kilogramos, aseguró el investigador.

Además, durante un encuentro entre el MIT y el CAT, el doctor Alvar Saenz-Otero informó que se trata de un microsatélite con la característica de emplear paneles solares como abastecimiento de energía, hecho de materiales capaces de soportar los cambios que sufrirá durante la órbita terrestre.

Los objetivos principales de este proyecto son la creación de una misión espacial capaz de recabar datos sobre condiciones atmosféricas de varias ciudades de Latinoamérica, para identificar los puntos críticos y origen de contaminantes. “La gente que estudia la atmósfera esta muy interesada en ver la influencia de los diferentes factores dentro del total”, detalló Saúl Santillán Gutiérrez, jefe del CAT y coordinador del proyecto, de acuerdo con un boletín oficial de la UNAM.

El proyecto inicial fue creado en 2012 y se prevé que el satélite sea completado en un periodo de entre tres y cuatro años, con un costo final de aproximadamente 10 millones de dólares, una suma aceptable para la inversión tecnológica en nuestro país, de acuerdo con el comunicado citado.