Universidades

El laboratorio universitario donde se ‘siembran’ robots 

La Universidad Iberoamericana inauguró un espacio donde, con algoritmos y drones, buscan mejorar el desarrollo tecnológico y social; en él se cosechan proyectos con la colaboración de la Policía Federal y el Conacyt.
Daniel Blanco 
26 febrero 2016 14:23 Última actualización 26 febrero 2016 18:36
Ibero

En el laboratorio intervienen estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado. (Especial)

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México inauguró recientemente el laboratorio de análisis de movimiento, un espacio que ya está viendo "nacer" varios proyectos y robots, como por ejemplo un dispositivo de cuatro ruedas que busca ser la inspiración para crear una silla de ruedas ‘inteligente’.

El ente terrestre es un robot con ruedas específicas para que, con diferencia de giros, pueda avanzar en cualquier dirección que desee; los especialistas buscan que la visión y conceptos de este prototipo se apliquen en el diseño de una silla de ruedas.

“En el caso de robots omnidireccionales, pensamos lanzar proyectos para que sirvan como tren motriz para una silla de ruedas para discapacitados. La silla de ruedas convencional es un robot como estos, con dos ruedas, y tienes que maniobrar para seguir una trayectoria cerrada, en el caso de un robot omnidireccional podrías moverte en cualquier dirección”, comentó el doctor Gamaliel Hernández, encargado del Laboratorio de Análisis de Movimiento de la Ibero.

1
 Robot omnidireccional 

 

Robot omnidireccional Ibero


El especialista considera que el espacio de análisis es bueno ya que, además de que los estudiantes pueden entender cómo funcionan los aspectos de programación, integración y coordinación de entes, se usa como campo de pruebas de proyectos que algún día podrían salir a la luz.

Otra de las iniciativas del laboratorio que está por ‘cosecharse’ es un proyecto que está realizando la universidad de la mano del Conacyt y la Policía Federal, que consiste en un dron de vigilancia que las fuerzas de seguridad utilizarán para inspeccionar áreas.

El dispositivo cuenta con una cámara Sony que transmite en alta definición, posicionamiento GPS y lo más importante, vuela por más de 40 minutos, situación que le da un valor agregado ya que los vehículos aéreos no tripulados comerciales pueden estar en el aire por aproximadamente 15 minutos.

Además, el vehículo aéreo no tripulado puede cargar hasta 25 kilos, claro, con un tiempo de vuelo menor.

El siguiente diseño de este prototipo ya no tendrá cables y empleará algoritmos que buscan hacer más eficiente su tiempo de vuelo, será más liviano, y a través del estudio de la cinemática y de la dinámica, quieren optimizar la energía del dron.

“Entonces la idea es: probamos esos algoritmos, pero estás de acuerdo que no podemos aventurarnos y probarlos en el (dron) grande, a menos las primeras veces, por seguridad… hacemos drones más pequeños, los probamos en espacios interiores, evaluamos el algoritmo de control quitando las variables y el ambiente externo… y una vez que tengamos eso probado lo vamos aplicando gradualmente al grande”.

Este vehículo aéreo no tripulado será presentado próximamente por la Universidad Iberoamericana, el Conacyt y la Policía Federal.

También hay un estudiante de maestría en la universidad, miembro de la división científica de la Policía Federal, que busca diseñar un dron para espacio interior que pueda hacer un barrido en una sala y tomar fotos y videos, esto en función de recopilar pruebas para alimentar los expedientes en la escena de un crimen.

“Hay un sinfín de posibles aplicaciones y experimentos que desarrollar (en el laboratorio), incluso tú podrías poner aquí una pecera gigante, meter un submarino, y podrías detectarlo, quizás en un futuro lo hagamos”, concluyó Gamaliel.