Universidades

¿Osteoporosis? El agave tequilero sería una solución, según estudio

En México el agave es utilizado tradicionalmente para producir tequila, pero investigadores del Cinestav encontraron que el consumo de fructanos, una sustancia de la planta, contribuye a generar hueso nuevo, lo que podría representar un tratamiento alternativo para la osteoporosis. 
Redacción 
11 marzo 2015 15:19 Última actualización 11 marzo 2015 19:33
Agave

Agave

Es del conocimiento popular que del agave sale el tequila, pero expertos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) descubrieron que de esta planta podría obtenerse un tratamiento alternativo para la osteoporosis.

La investigación realizada en el Cinvestav Unidad Irapuato muestra que el consumo de los fructanos, una sustancia presente en el agave con el que se produce la típica bebida mexicana, contribuye a la generación de nueva masa ósea a pesar de la presencia de osteoporosis, aunque su funcionamiento está sujeto a la buena salud que las personas presenten en su flora intestinal.

“Lo que hicimos fue quitarle los ovarios a ratones hembras para generar osteoporosis, una vez que se tiene este problema les dimos fructanos de agave y a las ocho semanas tomamos muestras de fémur para medir la absorción de minerales; también se evaluó la presencia de una proteína llamada osteocalcina, que marca la generación de hueso nuevo. Observamos que los ratones que consumieron fructanos sintetizaron casi un 50 por ciento más de esta proteína”, señaló la investigadora.

Estos resultados que muestran una mejora en la absorción de calcio y magnesio, minerales esenciales para la salud ósea, abren la posibilidad de generar una alternativa en el tratamiento de la osteoporosis, enfermedad que se estima afecta a 200 millones de mujeres a nivel mundial, mientras que en el caso de los hombres, una de cada cinco fracturas en adultos mayores de 50 años esta relacionada con el padecimiento, según estadísticas de la Fundación Internacional de la Osteoporosis.

Con estos resultados, López Pérez espera continuar con la etapa de estudios clínicos, para lo cual ya solicitó una patente a nivel nacional.

“Actualmente existen productos en el mercado basados en los fructanos que dicen mejorar la salud de personas con diabetes o sobrepeso, pero en muchos casos no presentan buenos resultados debido a que no se advierte de la necesidad de tener una buena microbiota (flora intestinal) para ver los beneficios de manera rápida”, explicó la investigadora.