De la sierra zapoteca al MIT, este oaxaqueño nos demuestra que no hay imposibles
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De la sierra zapoteca al MIT, este oaxaqueño nos demuestra que no hay imposibles

COMPARTIR

···
Universidades

De la sierra zapoteca al MIT, este oaxaqueño nos demuestra que no hay imposibles

Egresado de la Facultad de Química de la UNAM, Pedro Ricardo Pablo cumple un sueño: estudiar un doctorado en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts. "Nunca vi las limitantes para virar de un camino destinado a la pobreza", afirma.

Redacción
14/11/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Egresado de la Facultad de Química de la UNAM, Pedro Ricardo Pablo, un joven de 26 años nacido en La Mina, un pequeño pueblo de Tuxtepec, Oaxaca, soñó desde niño con estudiar, conocer el mundo y conservar a sus amigos.

Ni un solo día alejó esa meta de su mente y así comenzó su sueño. Hoy cursa el doctorado en Ciencias (Química) en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Estados Unidos, la institución que suma más premios Nobel en el mundo.  

“Hay varios mexicanos estudiando allí, pero creo que soy el único indígena", reconoció. Tras obtener este mes el Premio Nacional de la Juventud, Pedro está dispuesto a seguir adelante desarrollando materiales bidimensionales para hacer microchips y paneles solares.

,,

Ricardo no aprendió su lengua originaria pues su madre se negó a enseñarle por temor a que fuera discriminado. Pero su precaria realidad no lo alejó de su ambición, por el contrario, sentía que “no tenía nada que perder” y siguió luchando para ser un hombre de ciencia.

“Siempre seguí el sueño, nunca vi las limitantes”, reveló sobre esa fórmula interior que lo ha empujado siempre hacia adelante. “Desde pequeño sabía que no quería morir pobre. Quería un futuro mejor para mí y para mi familia. Había momentos felices, de ir a la escuela y jugar con mis amigos”, recordó.

Ricardo aseguró que la UNAM y el MIT han cambiado su vida y que siempre estará agradecido por eso.

“Tuve que partir de la tierra que me vio nacer persiguiendo el anhelo de tener una educación. La idea surgió de mi madre, a quien admiro porque a pesar de no saber leer ni escribir, ni hablar bien español, siempre me apoyó para estudiar, tener más oportunidades y salir de pobre”, concluyó.

,