Universidades

Conoce el laboratorio de la UNAM donde se crean pequeños tsunamis

La UNAM construyó un canal de 40 metros de longitud en donde se pueden modelar físicamente oleajes y corrientes. La universidad busca estudiar los tsunamis, el aprovechamiento de energía y la transportación de sedimentos a las playas.
Redacción 
02 octubre 2015 13:5 Última actualización 02 octubre 2015 13:6
Laboratorio de Ingeniería y Procesos Costeros

El canal puede producir oleaje monocromático, oleaje irregular y ondas solitarias.(Foto tomada de conacytprensa.mx)

El Laboratorio de Ingeniería y Procesos Costeros (LIPC) del Instituto de Ingeniería (II) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) construyó un canal para modelado físico de oleaje y corrientes en donde se pueden recrear fenómenos como los Tsunamis en una escala menor. 

El canal de oleaje, situado en Mérida, es una estructura de concreto y vidrio de 40 metros de longitud y 0.8 metros de anchura. En uno de los extremos se encuentra el generador de olas, que consiste en un sistema mecánico que traduce el movimiento de una pared en oleaje a través del desplazamiento de agua, el cual se controla a través de una computadora. 

Las olas se miden desde la parte más baja (el valle) hasta la parte más alta (la cresta).

El canal puede producir oleaje monocromático, oleaje irregular y ondas solitarias. Para generar oleaje más apegado a la realidad se utiliza el oleaje irregular que consiste en la suma de varias olas con periodos y alturas distintos, que se asemeja a lo que se observa en el mar.

1
 

 

Laboratorio de Ingeniería y Procesos Costeros


El sistema de generación también permite generar olas tipo tsunami (onda solitaria), cuya capacidad de inundación y destrucción es mucho mayor debido a su larga longitud.

En el extremo opuesto del canal se construye el modelo físico de una playa, una estructura o bien, un dispositivo para generar energía. "Básicamente se puede instalar lo que se desee estudiar a escala en el laboratorio", comenta Alec Torres Freyermuth, quien es coordinador del LIPC y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores.

ESCALAS Y SENSORES

"Una ola de 20 centímetros en el laboratorio puede representar una de 10 metros puede representar una ola de 10 metros durante un huracán", dijo Torres.

Los sensores con los que se realizan las mediciones son de diversos tipos: hay sensores que miden el nivel del agua, la velocidad de fluido, la concentración del sedimento y los cambios de la playa, y a partir de si cálculos se puede relacionar el olejae con las corrientes y el transporte de sedimentos. 

Entre las aplicaciones comunes del canal de oleaje se encuentra el estudio de inundación de playas, erosión costera e interacción oleaje-estructura.

"En pocas palabras, es una herramienta que se puede extender para realizar estudios de distinta naturaleza y estará enfocado en la formación de recursos humanos, investigación y resolución de problemas", apuntó Torres Freyermuth.