Universidades

Científicos descifran el genoma del frijol 

Un grupo de investigadores iberoamericanos descifraron el genoma del frijol, descubrimiento que permitirá diseñar especies mejoradas, con mayor contenido de nutrientes y tolerancia, además de acrecentar el conocimiento sobre esta planta.
Redacción 
25 febrero 2016 17:13 Última actualización 25 febrero 2016 17:21
Frijol Negro Americano. (Eladio Ortíz)

Estudios sugieren que el frijol se originó en Mesoamérica hace 8 o 10 mil años. 

Un grupo de científicos de Argentina, Brasil, México y España descifraron el genoma del frijol común mesoamericano (Phaseolus vulgaris), la leguminosa más importante en la dieta humana consumida por más de 500 millones de personas.

El descubrimiento, que se publica en la última edición de la revista Genome Biology, hará posible acrecentar el conocimiento sobre esta planta ya que el genoma contiene información hereditaria que determina las características y comportamiento de los organismos.

“Logramos no sólo identificar 30 mil 491 genes del frijol; sino que analizamos su patrón de expresión; es decir, en qué parte de la planta están localizados y cuándo se encuentran funcionando”, dijo  Herrera Estrella, del Laboratorio Nacional de Genómica para la Diversidad en Irapuato.


Esta información permitirá a los especialistas diseñar especies mejoradas, con mayor contenido de nutrientes o con resistencia a condiciones adversas como sequía y salinidad. 

“La secuenciación del genoma del frijol... contribuirá a identificar genes involucrados en la resistencia a enfermedades, tolerancia a salinidad y sequía, fijación del nitrógeno, formación de células reproductivas y calidad de las semillas”, dijo al Cinvestav Roderic Guigó, del Centro de Regulación Genómica de Barcelona.

Para la segunda fase de la investigación, que fue lanzada en 2009 y en la que cuatro países han aportado un presupuesto de 2.4 millones de dólares, los expertos secuenciarán el genoma de al menos otras doce variedades de frijol, lo que ayudará a encontrar genes relacionados con la domesticación de la planta. 

El estudio fue co-liderado por Alfredo Herrera-Estrella, del Laboratorio Nacional de Genómica para la Diversidad en Irapuato (Langebio), México; Roderic Guigó y Toni Gabaldón, del Centro de Regulación Genómica en Barcelona.