Tech

UNAM instala red sísmica de alta tecnología en el Pacífico

En trabajo conjunto con científicos de la Universidad de Kioto y el Instituto de Geofísica de la UNAM, la red permitirá analizar mejor los procesos tectónicos para cuantificar el potencial sísmico de la brecha de Guerrero, en donde es probable que se origine un gran temblor.
Redacción
13 noviembre 2017 15:26 Última actualización 13 noviembre 2017 15:35
Red sismo-geodésica. (Instituto de Geofísica UNAM)

Red sismo-geodésica. (Instituto de Geofísica UNAM)

Científicos del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM y de la Universidad de Kioto instalan una red sismo-geodésica en el fondo oceánico, en la llamada 'brecha sísmica', que se extiende desde Acapulco hasta Papanoa.

Esto podría ser la antesala de una era instrumental en México que permita hacer ciencia y desarrollar sistemas de alerta altamente sofisticados. Además de la elaboración de mapas de peligro, los resultados proporcionarán información útil para diseñar o modificar los reglamentos de construcción.

A raíz de los sismos de septiembre pasado, el gobierno japonés ha seguido apoyando a nuestro país en la reconstrucción y prevención de nuevos desastres con fondos para estudios científicos pertinentes, indicó Víctor Manuel Cruz Atienza, investigador del IGf.

Así, en el marco del proyecto 'Evaluación del peligro asociado a grandes terremotos y tsunamis en las costas del Pacífico mexicano para la mitigación de desastres', que lideran la UNAM y la casa de estudios japonesa, las nuevas estaciones permitirán analizar mejor, y como nunca antes se había hecho en México, los procesos tectónicos para cuantificar el potencial sísmico de la brecha, en donde es probable que se origine un gran temblor.

1
  

  

Red sismo-geodésica. (Instituto de Geofísica UNAM)

De ese modo, se abre la posibilidad de instrumentar no sólo ese segmento de la brecha sísmica de Guerrero, sino también su porción al sureste de Acapulco (epicentro del terremoto de 1957 y en donde podría ocurrir una ruptura importante), o en el Istmo de Tehuantepec, en donde también hay una brecha sísmica preocupante sostuvo Cruz Atienza, líder del proyecto por la parte mexicana.

¿CÓMO FUNCIONA?

El investigador expuso que esta red de instrumentos es “anfibia”: una parte se ubica en tierra y otra en el mar (a profundidades de entre mil y cinco mil metros), y a la vez es sismológica y geodésica. En el fondo marino habrá siete sensores de presión hidrostática para observar deformaciones verticales de la corteza continental, dos sitios GPS acústicos para la deformación horizontal y siete sismómetros de fondo marino, que se sumarán a la red terrestre, compuesta de 14 sismómetros ultrasensibles y 33 GPS diferenciales.

La red, que quedará instalada en su totalidad este mismo año, es un esfuerzo de instrumentación sin precedente en México, en una zona en donde, según evidencia histórica, han ocurrido varios terremotos importantes –al menos siete– en los 20 años previos al último sismo en la región, que aconteció en 1911.

Si en la brecha sísmica de Guerrero –cuya distancia a la Ciudad de México es 150 kilómetros menor a la del lugar en donde se originó el sismo de 1985 (en Michoacán)– ocurriera un terremoto de magnitud 8, los efectos en la capital podrían ser devastadores. Estimaciones hechas por sismólogos sugieren que, bajo ciertas condiciones, las sacudidas podrían ser de dos a tres veces mayores que en 1985.

1
  

  

Red sismo-geodésica. (Instituto de Geofísica UNAM)

El experto detalló que los instrumentos sismológicos registran señales sísmicas de diferente naturaleza, es decir, ondas que se propagan en el interior de la tierra, como son sismos y tremores tectónicos. En tanto que las estaciones geodésicas permiten medir principalmente deformaciones lentas de la corteza terrestre, producto de procesos tectónicos en la región, con ayuda de sensores de presión hidrostática y sistemas de GPS en tierra y mar.

Los instrumentos serán llevados en el Buque Oceanográfico “El Puma”, de la UNAM, en una zona específica en donde previamente se realizó un crucero para determinar la batimetría detallada del fondo oceánico, y la composición de los sedimentos.

Cruz Atienza refirió que el proyecto ha tenido adelantos significativos en materia de prevención, mediante la interacción de expertos con comunidades como Zihuatanejo, con simulacros y material educativo para concientizar a la población ante la amenaza de tsunamis y terremotos.

TERREMOTOS Y TSUNAMIS

Asimismo, se han desarrollado métodos específicos de inversión, que permitirán interpretar los datos que se registren en la red sobre los deslizamientos entre las dos placas, o bien, hacer la tomografía sísmica o reconstrucción de las cortezas continental y oceánica en esa región. De igual forma, se ha avanzado en el modelado computacional de terremotos y tsunamis. “Para fines de año tendremos un escenario de maremoto en Zihuatanejo, al menos preliminar”, anunció.

Junto con Yoshihiro Ito, profesor del Instituto de Investigación para la Prevención de Desastres de la Universidad Kioto y líder del proyecto por la parte japonesa, Cruz Atienza promueve que el gobierno mexicano apoye la instalación de una red de instrumentos cableados, sismómetros y sensores de presión en el fondo del mar, de tal forma que si hay un terremoto grande, y un levantamiento del fondo oceánico, se detecten inmediatamente para la alerta oportuna.

El universitario opinó que el Gobierno Federal, bajo la supervisión de expertos en telecomunicaciones, sismólogos y sociólogos, debe retomar la responsabilidad del alertamiento sísmico temprano, pues hay graves problemas en la legislación que “auguran desastres, porque permiten que iniciativas individuales de dudosa procedencia se hagan cargo de esa tarea. No debe haber múltiples alertas”.

Todas las notas TECH
Comida, ¿el 'cemento' del futuro?
Twitter te escuchó y ya prepara una sección para que guardes tuits
En esta 'estación', tal vez no puedas cargar un Tesla, pero sí tu iPhone
Tus papas fritas podrían ayudar a combatir el cambio climático
El arduo trabajo para poner en órbita el primer nanosatélite mexicano
México tendrá sus primeras clases sobre industria 4.0 y digitalización
Implante inalámbrico devolverá movimiento a personas con parálisis
Hackeo a Uber habría afectado a clientes de Banorte y Banco Azteca: Condusef
'Brainternet', el proyecto que conectó el cerebro humano a internet
De emprendedor a Pyme, ¿qué debes aprender?
El fondo que invertirá 25 mdd en basura mexicana
Tesla construye la batería más grande del mundo en tiempo récord
¿Crees que tus habilidades tecnológicas se volverán obsoletas?
EU pide protecciones para Facebook y Google en renegociación de TLCAN
La Unaq va por mayor presencia en el extranjero
Los famosos podrán decidir qué mostrarte cuando los googleas
El 'doodle' pinta un jaguar mexicano al estilo José Clemente Orozco
¿Quieres un 'match' que sea guitarrista? Hay un 'Tinder' para músicos
La foto con que la sonda Cassini se despidió de Saturno
Jalisco busca endurecer reglas para Uber
¿Bebes para relajarte? No todo el alcohol tiene ese efecto y este estudio lo muestra
Alumnos de la UNAM crean lentes inteligentes con 'biblioteca' incluida
¿Quieres ir al hackaton del FC Bayern Munchen en Alemania? Te decimos cómo aplicar
4 países ya investigan a Uber tras hackeo
Facebook advertirá a quienes lean propaganda rusa