Tech

Un pequeño paso para los viajes espaciales, un gran paso para la impresión 3D

La impresión 3D ya ha incursionado en diversas industrias; ir al espacio sería un logro colosal, por lo que la empresa RUAG Space busca llevar piezas hechas con esta tecnología en una nave a la Luna.
Oliver Sachgau | Bloomberg
22 octubre 2017 22:53 Última actualización 23 octubre 2017 4:55
RUAG Space usaría la impresión 3D para las patas de su vehículo. (Especial)

RUAG Space usaría la impresión 3D para las patas de su vehículo. (Especial)

En lo que promete ser un pequeño paso para los viajes espaciales y un salto gigante para la próxima generación de manufacturas, una startup israelí planea alunizar un vehículo que tiene partes cruciales hechas con tecnología de impresión 3D.

SpaceIL se encuentra entre los cinco equipos que compiten por premios de 30 millones de dólares de Google para llevar una nave espacial a la Luna a fines de marzo. Uno de los proveedores de la startup, RUAG Space, con sede en Zurich, aconsejó usar la impresión 3D para fabricar las patas de su vehículo lunar no tripulado. Los ingenieros de SpaceIL fueron profundamente escépticos al principio, según el ejecutivo de RUAG, Franck Mouriaux. Finalmente accedieron.

“El espacio es muy conservador”, dijo Mouriaux la semana antepasada en una conferencia de la industria 3D que se celebró en Múnich, una ciudad que se ha convertido en un centro global para el desarrollo del proceso también conocido como fabricación aditiva. “Tenemos que convencer a la gente de que esta tecnología es real”.

El tono del ejecutivo destaca los obstáculos a los que se enfrentan los defensores de la impresión industrial en 3D. Afirman que la reticencia arraigada a probar el método está frenando la aceptación más amplia en las fábricas. Si bien se pronostica que el mercado se cuadruplicará en seis años a más de 26 mil millones de dólares, según un estudio realizado por el consultor Wohlers Associates en 2017, todavía se limita a pequeños proyectos y negocios personalizados en lugar de fabricación en masa.

Carga más ligera 

“Todavía hay mucho trabajo para asegurarnos de que podemos hacer que las manufacturas aditivas funcionen”, dijo Alexander Susanek, director de la planta de BMW, un sitio en Alemania en el que el fabricante de automóviles desarrolla prototipos. La compañía ya está trabajando en el uso de la fabricación de aditivos para reducir el peso de sus vehículos.

La impresión industrial en 3D utiliza láseres y otras tecnologías para fusionar capas ultrafinas de material, como polvo de metal o polímeros, construyendo partes de abajo hacia arriba. En pocas horas, una máquina puede construir componentes complejos que de otro modo serían difíciles o imposibles de hacer.

Esto ofrece la posibilidad de crear diseños más ligeros y más flexibles. Por ejemplo, la incorporación de tubos huecos en los objetos para reducir el peso o desviar el calor es algo que no se puede hacer cuando se emplean moldes. Hasta ahora, la impresión en 3D se utiliza principalmente para construir prototipos rápidos, y la integración en la fabricación a gran escala se ha visto limitada por problemas de materiales y costos.

El huevo y la gallina

En la conferencia de la industria en Múnich, los ejecutivos dijeron que están atrapados en una situación del huevo y la gallina donde más empresas necesitan invertir para mejorar la fabricación aditiva, pero muchos no quieren gastar hasta que haya más avances.

La impresión 3D ha hecho incursiones en algunas industrias como la del cuidado de la salud debido a la necesidad de fabricar objetos personalizados, como articulaciones de cadera artificiales y retenedores de ortodoncia. El mercado aeroespacial también se está abriendo para lograr que las piezas sean más livianas y así alcanzar ahorros en combustible. Otras industrias han sido más lentas debido a que los beneficios no son tan claros, dijo Susanek.

En cuanto al vuelo espacial, el vehículo Moon-bound de SpaceIL no será el primero para la impresión 3D, aunque podría serlo para un componente tan clave como las patas de aterrizaje. La NASA utiliza la fabricación 3D en la Estación Espacial Internacional para imprimir piezas de repuesto y herramientas, así como en experimentos, según el sitio web de la agencia.

El proyecto de SpaceIL no ha avanzado sin contratiempos, con algunas fallas en las pruebas iniciales, según Mouriaux, y agregó que las patas “impresas” no tienen la responsabilidad. En cambio, dijo, el motor del módulo lunar, fabricado con métodos convencionales, fue hallado culpable.

Todas las notas TECH
¿Quieres un 'match' que sea guitarrista? Hay un 'Tinder' para músicos
La foto con que la sonda Cassini se despidió de Saturno
Jalisco busca endurecer reglas para Uber
¿Bebes para relajarte? No todo el alcohol tiene ese efecto y este estudio lo muestra
Alumnos de la UNAM crean lentes inteligentes con 'biblioteca' incluida
¿Quieres ir al hackaton del FC Bayern Munchen en Alemania? Te decimos cómo aplicar
4 países ya investigan a Uber tras hackeo
Facebook advertirá a quienes lean propaganda rusa
Armó un cohete casero y viajará en él para probar que la Tierra es plana
Él creó un reloj inteligente que te ayuda a cuidar a tus hijos
Apple adquiere la startup Vrvana por 30 mdd
Comida, ¿el nuevo 'cemento' del futuro?
¿Te gusta hacerte el 'chistosito'? Es una señal de que eres inteligente
Las ciudades que puede 'comerse' el mar, según la NASA
Uber México notificará a autoridades sobre hackeo
India quiere su propia red nacional Hyperloop
Hackers robaron a Uber datos de 57 millones de personas
¿Eres un amante del espacio? Asiste a la 'Noche de las estrellas'
El Tec tiene 20 mil dólares para las soluciones educativas del 2049
YouTube y Netflix no se conforman y van por más público de TV abierta
El truco para leer los mensajes borrados de WhatsApp
Skype desaparece de tiendas de apps en China
Proveedor de Apple en Asia emplea a jóvenes para armar el iPhone X
¿Qué pasa cuando una ministra de cultura se apoya en Netflix?
Este robot sólo quiere que lo abraces