Tech

Toshiba apostó por la energía nuclear… y perdió

Toshiba preveía una edad de oro para la energía nuclear y compró Westinhouse Electric en 2006, una empresa fundada en 1886 y que se caracterizó por ser innovadora, pero que la semana anterior presentó una solicitud de protección ante bancarrota.
Bloomberg
11 abril 2017 22:46 Última actualización 12 abril 2017 4:55
toshiba

toshiba

Toshiba compró Westinghouse Electric por 5 mil 400 millones de dólares en 2006.

Preveía una edad de oro para la energía nuclear en EU, Reino Unido y China. En cambio, el gas natural se abarató y el desastre de 2011 en Fukushima, Japón, aumentó la hostilidad del público hacia la energía nuclear.

Westinghouse presentó el mes pasado una solicitud de protección ante bancarrota. La medida marca el final de una era problemática, que inició en 1999, cuando la compañía abandonó sus otros negocios para centrarse en los reactores. Desde entonces, el avance de la energía nuclear se ha frustrado debido al costo de construir reactores en comunidades que a menudo se oponen a ellos y los costos menguantes de tecnologías competidoras.

“Hicieron una gran apuesta en esta alucinación de un renacimiento nuclear”, dijo Peter A. Bradford, exmiembro de la Comisión Reguladora Nuclear y ahora docente en la Escuela de Derecho de Vermont.

“Toshiba parecía creer que todas las plantas nucleares en verdad se iban a construir. La energía nuclear en el último round fue un desastre financiero, y también en este”.

En una vida anterior, Westinghouse, con sede en Cranberry Township, suburbio de Pittsburgh, era una empresa innovadora a la altura de lo que son actualmente Microsoft y Apple.

George Westinghouse, inventor prolífico y rival de Thomas Edison, la fundó en 1886. Sus avances tecnológicos incluyeron frenos neumáticos para ferrocarriles y la corriente alterna, que comercializó la electricidad y electrificó el mundo.