Tech

The Edge, el edificio más inteligente del mundo

Te imaginas trabajar en un lugar en donde la cafetera sabe exactamente cómo te gusta el café, en donde puedas cargar tu auto eléctrico y la limpieza esté a cargo de pequeños robots... todo esto es Edge, el edificio más inteligente del mundo.
Bloomberg
24 septiembre 2015 20:1 Última actualización 25 septiembre 2015 5:0
The Edge, ubicado en Amsterdam, es el edificio más inteligente del mundo. (Tomada de http://www.the-edge.nl/)

The Edge, ubicado en Amsterdam, es el edificio más inteligente del mundo. (Tomada de http://www.the-edge.nl/)

Sabe dónde vives. Sabe qué coche conduces. Sabe con quién te reunirás hoy y la cantidad de azúcar que le pones al café. Su nombre es The Edge, posiblemente el complejo de oficinas más inteligente jamás construido.

Un día cualquiera en el edificio Edge, en Ámsterdam, comienza con una aplicación de smartphone desarrollada por el principal inquilino del inmueble, la consultora Deloitte. Desde el momento en que te despiertas, estás conectado. La aplicación comprueba tu agenda, el edificio reconoce tu auto al llegar y te indica un lugar para estacionarlo.

Luego, la aplicación encuentra un escritorio para ti. Porque en The Edge no tienes escritorio fijo, nadie lo tiene. Los espacios de trabajo se establecen en función de tus actividades: un escritorio para estar sentado, una mesa para estar de pie, una cabina de trabajo, una sala de reuniones, un asiento en un balcón, o una "sala de concentración." Dondequiera que vayas, la aplicación conoce tus preferencias y ajusta la luz y la temperatura en concordancia.

The Edge es también el edificio más verde del mundo, de acuerdo con la calificadora británica BREEAM, que le otorgó la puntuación más alta jamás otorgada en materia de sostenibilidad: 98.4 por ciento. Los neerlandeses tienen un término para esta revolucionaria perspectiva: het nieuwe werken, es decir, la nueva forma de trabajar. Consiste en utilizar la tecnología de la información para configurar tanto la forma en que trabajamos como los espacios en los que trabajamos. Tiene que ver con la eficiencia de los recursos en el sentido tradicional (los paneles solares generan más electricidad de la que consume el edificio), pero también con el mejor aprovechamiento de los seres humanos.

El edificio del futuro requirió mucho ingenio, y varias invenciones destacan. Los paneles LED súper-eficientes, hechos por Philips específicamente para el Edge, necesitan tan poca electricidad que pueden ser alimentados usando los mismos cables que transportan datos para Internet. Los paneles también están equipados con sensores de movimiento, luz, temperatura, humedad y energía térmica, creando un "techo digital" que interconecta el edificio como la sinapsis en el cerebro. En total, el Edge tiene cerca de 28 mil sensores.

Coen van Oostrom, director ejecutivo de OVG Real Estate, la constructora del edificio afirmó:  "nosotros los conectamos, los hacemos más eficientes, y al final necesitaremos un menor número de edificios en el mundo."

Creemos que podemos ser el Uber de los edificios

1
     

     

The Edge, ubicado en Amsterdam, es el edificio más inteligente del mundo. (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


ATRIO DE 15 PISOS

El atrio es el centro de gravedad de ese sistema solar llamado Edge. Unas placas de rejilla entre cada piso permiten que el aire enrarecido de la oficina ventile hacia el espacio abierto, donde sube y es exhalado a través del techo, creando un ciclo natural de ventilación. Las ligeras variaciones de la temperatura y las corrientes de aire dan la sensación de estar el aire libre. Incluso en un día lluvioso, el edificio se mantiene opalescente con luz natural.

El atrio y su icónico techo inclinado, que desde el exterior luce como si le hubieran cortado una cuña al edificio, inunda los espacios de trabajo con luz del día y amortigua el sonido de la carretera y la vía ferroviaria cercana. Cada espacio de trabajo está a unos 7 metros de una ventana.

"Una cuarta parte de este edificio no está destinada a escritorios, es un lugar de encuentro", dice Ron Bakker, arquitecto del Edge, en la oficina londinense de PLP Architecture. "Estamos empezando a notar que el espacio de oficinas no tiene que ver tanto con la propia área de trabajo; sino con una comunidad de trabajo, y que la gente tenga un lugar al que quiera ir, donde las ideas se nutran y se determine el futuro”.

1
    

    

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


UNA NUEVA FORMA DE TRABAJAR

Unos 2 mil 500 trabajadores de Deloitte comparten mil escritorios. El concepto ha sido bautizado como “hot desking” o escritorios compartidos, y se supone que fomenta las nuevas relaciones, las interacciones casuales y, en el mismo orden de importancia, el uso eficiente del espacio. Los escritorios sólo se utilizan cuando se necesitan. Algunas de las pequeñas salas en el edificio contienen sólo un sillón y una lámpara (sin mesa), ideales para una llamada telefónica. También hay salas de juego y barras de café con máquinas de expreso que saben cómo te gusta el café. Las enormes pantallas planas en cada esquina pueden sincronizarse de forma inalámbrica con cualquier teléfono o portátil.

Dado que quienes trabajan en The Edge no tienen escritorios asignados, los casilleros sirven como base de operaciones durante el día. Encuentra un casillero con una luz verde, desliza tu tarjeta de identificación, y es tuyo. Se desaconseja que los empleados conserven un mismo casillero durante días o semanas, porque parte de la filosofía het nieuwe werken es alejar a la gente de sus lugares fijos y formas rígidas de pensamiento.

1
   

   

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


UN CENTRO DE CONTROL

Deloitte está recogiendo gigabytes de datos sobre la manera en que The Edge y sus empleados interactúan. Las consolas centrales monitorean todo, desde el uso de la energía a las máquinas de café que necesitan llenarse. En los días en que se prevé un menor número de empleados, una sección entera llega incluso a cerrarse, ahorrando en calefacción, refrigeración, iluminación y limpieza.

El abordaje filosófico de Deloitte con el edificio fue que merece la pena probar cualquier cosa con un retorno de inversión menor a 10 años. El techo digital fue una de las innovaciones más caras; Deloitte no reveló el costo, pero Erik Ubels, director de información de Deloitte en los Países Bajos, dice que tardarán 8.3 años en recuperarlo.

Según Ubels, en el futuro todos los edificios estarán conectados, tanto internamente como con otros edificios. 

La pregunta del millón de dólares es quién lo llevará a cabo. Quien tenga éxito será una de las compañías más exitosas del mundo

1
   

    

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


UNA 'APP' EN EVOLUCIÓN

El teléfono inteligente es tu pasaporte al Edge. Lo usas para encontrar colegas, ajustar la calefacción o gestionar tu rutina de gimnasio. Hasta puedes pedir una receta de comida y una bolsa con ingredientes frescos estará esperándote al finalizar tu jornada laboral. Todos los escritorios están equipados con cargadores inalámbricos para que la batería de tu teléfono nunca se vacíe.

1
   

   

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


AUTOS ELÉCTRICOS Y BICICLETAS

Al llegar al edificio, la entrada del estacionamiento está automatizada, de manera que una cámara toma una foto de la matrícula de tu vehículo, la cruza con tu registro y eleva el portón. Allí también hay luces LED equipadas con sensores, que iluminan el camino según te aproximas y se apagan al salir. Como estamos en Holanda, no sorprende que haya un garaje aparte para las bicicletas y que encuentres cargadores gratuitos para los vehículos eléctricos. En Ámsterdam, hasta los taxis del aeropuerto son Tesla.

No te preocupes, tu jefe no puede acceder a los datos personales de los sensores del Edge y no sabe a cuántas reuniones has faltado este año. Para atender las preocupaciones de privacidad, Deloitte encuestó a los empleados antes de instalar el escáner de la matrícula vehicular. La gran mayoría de los encuestados pensó que estaba bien, siempre y cuando facilitara la vida laboral.

1
   

   

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


LARGOS TUBOS AZULES

El edificio está conectado con una vasta red de dos tipos de tubos: uno que contiene los datos (cables ethernet) y otro que contiene agua. Detrás de cada losa del techo hay una enorme red de conductos azules que suministra agua desde y hacia el aljibe subterráneo del edificio para la calefacción y la refrigeración.

Durante los meses de verano, el edificio infiltra agua caliente a más de 122 metros de profundidad al acuífero que está debajo del edificio, donde se queda, aislada, hasta el invierno, cuando es extraída para la calefacción. El sistema desarrollado específicamente para el edificio es el almacenamiento de energía térmica en acuífero más eficiente en el mundo, de acuerdo con Robert van Alphen de OVG, quien estuvo al frente del proyecto Edge.

1
  

    

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


ENERGÍA SOLAR

La fachada sur es un tablero de ajedrez donde alternan paneles solares y ventanas. Los gruesos muros de concreto ayudan a regular el calor y las ventanas embutidas reducen la necesidad de sombra, a pesar de la exposición directa al sol. El techo también está cubierto con paneles. El Edge utiliza 70 por ciento menos electricidad que el típico edificio de oficinas y se jacta de producir más energía de la que consume.

¿SOY YO O HACE CALOR?

Los sensores en los paneles de iluminación LED hacen lecturas detalladas de la temperatura y la humedad. Aunque menos de una cuarta parte de los empleados utilizan activamente las funciones de termostato de la aplicación, la mayoría de los usuarios la encuentran útil. Tal vez porque los controles de precisión eliminan el problema de los puntos calientes y fríos naturales, a menudo ubicados junto a las ventanas. La próxima actualización de la “app” buscará todavía mayor eficiencia, sugiriendo al empleado un escritorio en función de sus preferencias de temperatura y lugares de reunión durante el día.

CAPTACIÓN DE AGUA PLUVIAL

Un gran contenedor de hormigón en la parte trasera del garaje recoge el agua de lluvia usada para los inodoros y para regar los jardines. El agua desciende por los sistemas de captación en el techo y en los balcones exteriores.

1
   

     

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


ASPIRAR Y PATRULLAR

Un pequeño robot sale por noche a patrullar. Si se dispara una alarma, el androide equipado con cámaras puede identificar al culpable o avisar si fue una falsa alarma. Puede navegar de forma automática o puede ser dirigido por control remoto. Erik Ubels de Deloitte cuenta que vio robots similares en los astilleros, buscó al fabricante y le preguntó si podían ser modificados para funciones de seguridad en oficinas.

Para una limpieza más inteligente, los sensores integrados en los paneles de luz registran la actividad durante el día, por lo que al final de la jornada, el personal y los robots encargados de la limpieza pueden centrarse en las áreas que más se usaron.

PODER HUMANO

El gimnasio del edificio invita a relajarse con un poco de ejercicio. Apenas entrar la aplicación monitorea automáticamente tu progreso. Algunas de las estaciones de ejercicio aprovechan la energía que generas en tu entrenamiento y envían los watts a la red eléctrica, como si no te sintieras ya un hámster en una rueda.

1
   

   

The Edge Amsterdam (Tomada de http://www.the-edge.nl/)


NO ES SÓLO UN DISPENSADOR DE TOALLAS

The Edge también controla los baños (no en el sentido voyerista). A diferencia de un dispensador normal de toallas de papel, éste se conecta a Internet y notifica al personal del área cuando un baño está listo para una limpieza.

CORREDOR ECOLÓGICO

Aves, murciélagos, abejas e insectos son los vecinos del edificio en la terraza orientada al norte. OVG trabajó con funcionarios de Ámsterdam para crear un camino continuo de vegetación que ayude en la conservación de insectos beneficiosos para toda la ciudad. Pajareras y cajas de murciélagos están escondidas discretamente en el paisaje. Hay varias torres tipo colmena destinadas a varias especies de abejas solitarias, que visitan las flores en la terraza pública.