Tech

Tecnológicas llevan volatilidad del Nasdaq a máximos en 6 meses

El Nasdaq 100 ha caído un 5.7 por ciento desde principios de año, mientras que el S&P 500 lo ha hecho sólo un 1.7 por ciento.
Bloomberg
13 marzo 2016 9:38 Última actualización 13 marzo 2016 9:38
Facebook

Facebook tiene un market cap de 240 mil 947 mdd y Walmart de 230 mil mdd.(Bloomberg)

Para comprobar lo rápido que está deteriorándose la confianza del año pasado, no hay más que fijarse en el mercado de opciones, en el que el costo de asegurar acciones tecnológicas contra pérdidas se mantiene obstinadamente elevado en comparación con otros sectores.

Un índice de Chicago Board Options Exchange que mide los costes de la cobertura de riesgos frente al índice Nasdaq 100 se encuentra en máximos desde agosto, en comparación con valores similares para el Standard & Poor’s 500, según datos compilados por Bloomberg.

El cociente entre ambos indicadores se sitúa un 11 por ciento por encima de su promedio a siete años, y gravita en las inmediaciones de un nivel sólo alcanzado en otras dos ocasiones desde que el mercado empezó a subir.


Desde que la renta variable tocó fondo a nivel mundial en 2009, las acciones referenciadas en el Nasdaq 100 han subido un 50 por ciento más rápido que el mercado en conjunto, y ahora están cayendo el doble de rápido. Esta divergencia refleja el creciente escepticismo de los inversores, que en 2016 se han acogido a sectores defensivos, despegándose de acciones cuyo principal atractivo era lo rápido que habían crecido anteriormente.

“Las empresas del Nasdaq 100 tienen muchos más factores en juego que otras acciones más convencionales de la economía, y a la gente le resulta más difícil fijar su precio”, señala Dominic Salvino, especialista del mercado CBOE en Group One Trading LP. “Ya no confían tanto como antes en la tecnología”.

El Nasdaq 100 ha caído un 5.7 por ciento desde principios de año, mientras que el S&P 500 lo ha hecho sólo un 1.7 por ciento. El índice Nasdaq también cayó más durante la venta masiva del pasado agosto, cuando perdió un 12.1 por ciento en sólo seis días de negociación, frente al 10.9 por ciento que perdió el índice S&P 500 que excluye la energía.

Los seis mayores valores del Nasdaq 100 son compañías tecnológicas, y de ellas Apple, Microsoft y Amazon.com representan más de la cuarta parte del índice. En las seis primeras semanas del año, Amazon, que supone un 5.3 por ciento del índice, se desplomó un 25 por ciento, mientras que el índice perdió en total un 11 por ciento.

Que las acciones tecnológicas han variado más de lo normal puede apreciarse por comparación con las oscilaciones de precios registradas en el pasado. La volatilidad histórica a 30 días del Nasdaq 100 ha subido un 30 por ciento desde primeros de año, casi el doble del 16 por ciento que creció la del S&P 500.

El mercado está dando la espalda a los ganadores del año pasado, como Netflix, Amazon y Activision Blizzard. Estas empresas fueron entonces las de mejor comportamiento de todo el S&P 500, con aumentos superiores a 92 por ciento.

Se ha formado una burbuja sobre los activos cuya rentabilidad procede del aprovechamiento de tendencias (“momentum assets”), que se traducirá en una “reversión de la media” que los hará converger con las acciones cuya rentabilidad reside en el propio valor de la compañía, también conocidas como “value stocks”, señala desde Nueva York Marko Kolanovic, director de estrategia global en derivados e inversiones cuantitativas. Eso podría suponer un aumento de la volatilidad, añade.

Las acciones tecnológicas cotizan también por encima de sus homólogas del S&P 500. La proporción entre precio y beneficios del Nasdaq 100 alcanzó en diciembre un máximo en un año frente al índice de referencia. Desde entonces, este múltiplo se ha desplomado para los valores del Nasdaq más rápido que el del S&P 500, con una caída superior al 8 por ciento, frente al 0.9 por ciento de este último.

“Últimamente estamos viendo que la volatilidad se ceba más en las tecnológicas que en otras acciones”, ha declarado Salvino. “La fuerte desaceleración del VIX sobre el S&P no se ha reflejado