Tech

¿Te imaginas vivir en Marte? Aún hay 2 grandes desafíos por superar

La cercanía de la Tierra con Marte ha sido uno de los factores para que los científicos consideren la posibilidad de colonizar el planeta rojo. Sin embargo, todavía hay obstáculos que impiden que esta misión pase de la ficción a la realidad. 
Notimex
13 septiembre 2017 21:4 Última actualización 14 septiembre 2017 18:6
Marte

Marte

Llegar a un nuevo planeta para vivir en él está cada vez más alejado de la ficción y más cercano a un proyecto real de las agencias espaciales.

Marte, por su cercanía con el planeta Tierra (225 millones de kilómetros), siempre ha sido una opción que los investigadores han tenido en mente; sin embargo, Ramiro Iglesias Leal, asesor científico del Centro de Desarrollo Aeroespacial (CDA) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), dijo que aún hay dos desafíos que se mantienen como los principales para cumplir esta misión: las radiaciones cósmicas y las radiaciones solares.

Luego de la posibilidad de un viaje tripulado a Marte en el año 2030, Iglesias Leal expuso que la medicina y las ciencias físicas no encuentran todavía los mecanismos para revertir las consecuencias mortales que conllevan las radiaciones de ese tipo en los seres humanos.

Durante su participación en el congreso 'México hacia Marte', realizado en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), explicó que la exposición del hombre a los rayos cósmicos y los solares equivaldría a 33 mil radiografías de tórax.

Según un comunicado, Iglesias Leal dijo que Marte no tiene un campo magnético que proteja al hombre de los rayos cósmicos, los cuales producen calor y queman la piel.

Además, en el viaje tripulado se tendría que sustituir el aluminio con que están construidas las naves espaciales por polietileno, ya que tiene la capacidad de absorber 10 veces más de la radiación cósmica a la que se exponen los astronautas durante el trayecto.

Otros rasgos por los que se considera a Marte como un posible objetivo de conquista para el ser humano son la atmósfera de 40 kilómetros; un ciclo día y noche de 24 horas con 37 minutos; y 25 grados de inclinación que permiten que haya estaciones como el invierno y el verano.

: