Tech

Streaming vs. Música física: ¿Quién gana y quién pierde?

Para empresas como Sony, el streaming está en auge, aunque las recientes acciones de la cantante Taylor Swift han hecho replantear el modelo de negocios que esos servicios siguen; sin embargo para Spotify, ha representado grandes retribuciones para los artistas. 
Redacción
19 noviembre 2014 18:57 Última actualización 20 noviembre 2014 16:24
Spotify y otros servicios ofrecen música gratis a cambio de la transimisión de publicidad, sin embargo para las disqueras y artistas el modelo de negocios no ha representado una mejora para la caída en a venta de discos. (Bloomberg)

Spotify y otros servicios ofrecen música gratis a cambio de la transimisión de publicidad, sin embargo para las disqueras y artistas el modelo de negocios no ha representado una mejora para la caída en la venta de discos. (Bloomberg)

La decisión de la cantante Taylor Swift de retirar toda su música de Spotify ha hecho que varios cuestionen el futuro de los servicios de música por streaming, pero no Sony.

La compañía previó esta semana que en cuatro años, el streaming y las suscripciones representarán el 60 por ciento de la industria musical y significarán más de 8 mil millones de dólares en ganancias.

Sin embargo, en algo en lo que Sony y Swift concuerdan es que la gente debe de pagar por la música. La popularidad de las canciones gratis en servicios como Spotify y Pandora es la razón de que las ganancias de estos servicios no puedan compensar las caídas en las ventas de CD y de descargas.

Por cada uno de los 12.5 millones de clientes de pago de Spotify, cuatro no pagan nada.

Para Michael Lynton, la cabeza de los negocios de entretenimiento de Sony, el gran reto es hacer que las personas paguen por la música, así lo dio a conocer a inversionistas en Tokio.

Sin embargo Daniel Ek, CEO de Spotify, defendió este modelo de negocio, del cual destacó que ha hecho posible el pago de 2 mil millones de dólares a los creadores de contenido de la aplicación.

Además de señalar que artistas de la talla de Swift podrían tener ingresos de 6 millones de dólares al año a través de la plataforma.
Días antes de que la cantante de 24 años lanzara su más reciente álbum decidió retirar toda su música de Spotify sin dar declaraciones.

De acuerdo con medios especializados, la acción de Swift y tal vez de su disquera forma parte de una estrategia que otros artistas, entre ellos Rihanna y bandas como Coldplay han adoptado para comercializar más copias físicas.

El disco ‘1989’ de Swift vendió un millón de copias a una semana de haber sido lanzando.

LA RADIO SIGUE DOMINANDO

De acuerdo con la revista The Atlantic, los principales artistas y bandas exitosas obtienen el 77 por ciento de sus ganancias de la música grabada.

Según la publicación, en la actualidad, la radio sigue siendo la principal herramienta de impulso de los artistas pese al creciente número de servicios en streaming.

En este sentido, la nota menciona que por su parte las estaciones de radio “están llevando la repetición de la música a otro nivel”.

De acuerdo con una subsidiaria de iHeartMedia, la plataforma de radio por internet que reúne a más de 800 estaciones en todo el mundo, el año pasado las 10 canciones más importantes fueron trasmitidas casi el doble de lo que hace una década.

“'Blurred Lines', de Robin Thicke, fue la canción más tocada en 2013, se emitió 70 por ciento más que la canción más tocada de 2003”, apuntó.

“Esto significa que artistas como Taylor Swift pueden retirar su catálogo de servicios populares de streaming como Spotify y no ver repercusiones negativas. Su música ya está en todas partes, entonces no necesitan una ganancia del streaming”, señaló un artículo publicado en Gizmodo.

NO ES UN OBSTÁCULO PARA EL CRECIMIENTO

Pese a esta situación, Spotify señaló que la reciente reacción negativa no disuadirá su ambición de seguir el ritmo de crecimiento y ampliar su alcance.

El servicio, con más de 50 millones de usuarios, planea aumentar su personal en alrededor de 500 empleados, a un total de 2 mil, en tanto mejora el software y se expande hacia nuevos países, dijo ayer en Helsinki Martin Lorentzon, co-fundador y presidente de la compañía.

"Spotify está creciendo muy rápido", dijo Lorentzon, de 45 años, en una entrevista. "Estamos expandiendo nuestras oficinas de Nueva York y Estocolmo para aprovechar mejor el potencial en el mercado". Estados Unidos es el mercado más grande y de más rápido crecimiento de Spotify, y "hay mucho que hacer allí".

Ek dijo la semana pasada en un blog que estaba "frustrado" de que los artistas consideraran que no están recibiendo suficiente dinero del servicio de música.

"Yo apoyo el blog de Daniel y la frustración viene de que nosotros realmente estamos tratando de ayudar a la industria de la música", dijo Lorentzon, añadiendo que es un "enorme desafío" hacer que la sociedad hable más sobre el respeto a las leyes de derechos de autor y la piratería de la propiedad de los artistas.

Lorentzon dijo que le gustaría trabajar más estrechamente con Apple y Google para mejorar la experiencia del usuario de Spotify. Las prioridades incluyen la actualización de la aplicación, la expansión más allá de los actuales 58 países y el desarrollo de software para alcanzar más tratos, como el acuerdo con Uber anunciado esta semana para que los clientes de taxis elijan la música que se reproduce en el traslado, dijo.

Otras empresas que parecen ven futuro en la industria del streaming es Google, quien recientemente lanzó un YouTube Music Key, su servicio de música por suscripción.

Con información de Bloomberg