Spotify analiza castigar a artistas que tengan conductas inapropiadas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Spotify analiza castigar a artistas que tengan conductas inapropiadas

COMPARTIR

···

Spotify analiza castigar a artistas que tengan conductas inapropiadas

Fuentes consultadas por Bloomberg explicaron que esta política pretende eliminar el discurso de odio, tras algunos casos de artistas que maltrataron u ofendieron a otras personas.

Bloomberg Por Lucas Shaw
25/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Tras enfrentar una rebelión entre artistas e incluso algunos de sus propios empleados, Spotify revocará parcialmente una medida para castigar a los músicos por su mala conducta personal.

El gigante de streaming de música ha dicho a artistas, managers y ejecutivos de discográficas que finalmente reincorporará las canciones de XXXTentacion a las listas de reproducción, de acuerdo con personas con conocimiento del tema.

Los principales ejecutivos de la compañía están en conversaciones con la industria de la música y activistas de derechos civiles sobre cómo y cuándo ajustar sus reglas de una manera adecuada para ambas partes.

El escándalo comenzó tras el anuncio de Spotify del 10 de mayo de que eliminaría el discurso de odio y castigaría a los artistas por mala conducta.

La compañía identificó a R. Kelly, cantante de R&B que ha sido asediado por acusaciones de estupro, y a XXXTentacion, rapero acusado de maltratar a una mujer embarazada.

Los cambios de política todavía se están definiendo y no se han tomado decisiones finales, según las fuentes. Tampoco hay planes para comenzar a promocionar a R. Kelly nuevamente.

Spotify dejó de incluir a los artistas en sus listas de reproducción, aunque los clientes todavía pueden encontrar la música por su cuenta.

A pesar de que la medida fue muy elogiada, también enfureció a la industria de la música, obligando a Spotify a reparar un quiebre con los artistas, a sólo dos meses de su debut bursátil.

Representantes de varios artistas, incluido el rapero Kendrick Lamar, llamaron al máximo ejecutivo de Spotify, Daniel Ek, y al titular de relaciones con los artistas, Troy Carter, para expresar su descontento.

También amenazaron con retirar su música si la empresa mantenía su política actual.

También ha habido desacuerdo interno. Carter, exdirector artístico contratado hace dos años como enlace de Spotify con la industria de la música, les dijo a varios asociados que planeaba dejar Spotify después del incidente, mencionaron tres personas.

Posteriormente,explicó que planea quedarse, gracias a las garantías de Ek de que la política cambiará.

Spotify necesita el apoyo de la industria de la música ahora más que nunca, ya que enfrenta una creciente amenaza de los rivales Apple, Amazon y Alphabet.

La compañía, Carter, Lamar y los tres principales sellos discográficos declinaron hacer comentarios sobre las negociaciones en curso.

Jonathan Prince, quien se unió a Spotify en 2014 como jefe de comunicaciones, comenzó a diseñar la política contra el discurso de odio y mala conducta meses atrás, justo cuando comenzaron a surgir cada día nuevas acusaciones de acoso sexual por parte de hombres poderosos. La idea era adaptarse a las nuevas realidades de la era #MeToo.

Aunque las intenciones de Spotify fueron alabadas, muchos han cuestionado su autoridad moral para castigar la conducta en sus vidas privadas.

Una portavoz de XXXTentacion declinó hacer comentarios, pero anteriormente respondió a una consulta del New York Times con una lista de más de una docena de otros músicos que han sido acusados ​​de mala conducta y no han sido castigados.

Prince fue el principal portavoz de la compañía durante su pelea con Taylor Swift en 2014, la última vez que Spotify se enemistó abiertamente con un artista importante.

El servicio de streaming ya tenía una relación difícil con los músicos, muchos de los cuales creían que Spotify no les pagaba lo suficiente. Consideraron que la startup sueca era la última compañía de tecnología rapaz que busca hacerse rica a costa de su trabajo.

La política de conducta ha sido especialmente impopular entre los artistas y ejecutivos que trabajan en el hip-hop, el género más vendido en la industria de la música de Estados Unidos.

Los ejecutivos se han preguntado en privado por qué los dos artistas señalados son negros, mientras que muchos hombres blancos con historias de violencia salieron ilesos.