Tech

Sony pide a Twitter suspender cualquier cuenta que difunda archivos robados

A través de una carta, Sony Pictures Entertainment pidió a Twitter suspender a cualquier cuenta que difunda la información robada por hackers y advirtió a la red social que de no hacerlo, ésta sería la responsable. 
Redacción
23 diciembre 2014 17:54 Última actualización 23 diciembre 2014 17:56
Washington culpó a Corea del Norte por el hackeo a Sony Pictures Entertainment. (Bloomberg)

Washington culpó a Corea del Norte por el hackeo a Sony Pictures Entertainment. (Bloomberg)

Sony Pictures Entertainment solicitó a la red social suspender a cualquier cuenta que difunda la información robado por hackers a finales de noviembre.

“SPE (Sony Pictures Entertainment) no consiente que cualquier cuenta que tenga en su posesión, revise, copie, disemine, publique, suba, descargue o haga cualquier uso de la información robada”, escribió la compañía en una carta enviada a Twitter a la que tuvo acceso el LA Times.

“Y requerimos su cooperación para suspender la cuenta del propietario y la cuenta de cualquier otro usuario que revele la información robada a través de Twitter”, agregó.

La petición de Sony se centra luego de que @BikiniRobotArmy, un usuario de Twitter filtrara parte de la información sustraída por los hackers.

En la carta, Sony pide directamente la suspensión de esta cuenta.
De acuerdo con una entrevista de la BBC, el usuario señala que no tiene ninguna relación con los hackers y que toda la información la obtuvo de Reddit cuando recién se filtró.

En este sentido, señala que ha recibido correos por parte de Sony y Twitter informándole sobre la suspensión de la cuenta y con el aviso de solicitar asesoría legal.

Sony indicó en la misiva que de no suspender dichas cuenta, Twitter se tendría que hacer el responsable.

Hasta el momento la cuenta @BikiniRobotArmy sigue activa.
En noviembre, Sony fue atacada por hackers que lograron sustraer información privilegiada de la compañía.

De acuerdo con el FBI y el Departamento de Estado, las investigaciones apuntan que los responsables podrían ser norcoreanos.