Tech

Silicon Valley vs. Detroit, ¿quién ganará la carrera?

Las empresas de Silicon Valley están entrando en el transporte con autos, drones y hasta naves espaciales, lo que la ha colocado de forma directa en competencia con Detroit, la capital automotriz por excelencia. 
Boomberg
20 febrero 2015 16:25 Última actualización 22 febrero 2015 5:0
Tesla ha instalado 135 estaciones de carga rápida alimentadas con energía solar a lo largo de Norteamérica. (Bloomberg)

Tesla ha instalado 135 estaciones de carga rápida alimentadas con energía solar a lo largo de Norteamérica. (Bloomberg)

“Detroit contra Todos” se lee actualmente en una camiseta popular en tierras de General Motors Co. y Ford Motor Co.

No obstante, podría muy bien decir “Silicon Valley contra Motor City” dado que la zona de la Bahía de San Francisco está emergiendo como centro de innovación global en materia de transporte. Es algo de lo que se tomó conciencia la semana pasada, cuando personas allegadas al tema dijeron que Apple está desarrollando un vehículo eléctrico y dedica varios cientos de personas a ese proyecto reservado.

“Es el punto neurálgico del desarrollo y eso se ha trasladado considerablemente al espacio de los autos”, dijo Jeff Schuster, vicepresidente primero en el área de pronósticos en LMC Automotive. “Son los nuevos proveedores, son las nuevas compañías automotrices”.

Las empresas de Silicon Valley están entrando en el transporte con autos, drones y hasta naves espaciales –e introduciendo, además, nuevos modelos de negocios. Google Inc. está invirtiendo en autos que se conducen solos, drones y satélites. Facebook Inc. también viene trabajando en drones.

Elon Musk –que reparte su tiempo entre Silicon Valley y Los Ángeles- está desarrollando Space Exploration Technologies Corp., que diseña y fabrica cohetes y naves espaciales. El otro emprendimiento destacado de Musk, Tesla Motors Inc., está sacudiendo el mercado de vehículos eléctricos. También tiene una idea de cápsulas súper veloces –llamadas HyperLoop- para circular entre ciudades, como por ejemplo desde San Francisco hasta Los Ángeles.

Por su parte, Uber Technologies Inc., la empresa de reserva móvil de autos con sede en San Francisco, está cambiando la manera de desplazarse en las grandes ciudades y tiene una valorización de US$40.000 millones, más del doble que el valor de mercado de Fiat Chrysler Automobiles NV. También hay empresas emergentes como RelayRides, que permite a los usuarios alquilar su auto, y Flywheel, una aplicación para llamar taxis.

MÁS INTERÉS

Lo que impulsa el interés de las empresas de Silicon Valley por el transporte es que el sector está listo para la perturbación y la nueva tecnología. Además, empresas como Apple, que tiene US$178.000 millones de efectivo acumulado, pueden darse el lujo de gastar a lo grande en proyectos que requieren mucho capital.

“Si analizamos nuestras vidas, los autos siguen siendo un área que no ha cambiado fundamentalmente en 100 años”, dijo en una entrevista el sábado Gene Munster, analista de Piper Jaffray Cos. “Cuando la gente de tecnología piensa en oportunidades, piensa en lo que usamos todos los días que no ha cambiado a lo largo del tiempo. Por eso era oportuno que las empresas de tecnología exploraran este tema”.

Los fabricantes tradicionales de autos, obviamente, no están ignorando la tecnología. Muchos están trabajando en la tecnología del auto sin conductor y han abierto oficinas en Silicon Valley, como el nuevo laboratorio de Ford en Palo Alto, California, que es presidido por un ex ingeniero de nivel medio de Apple. Daimler AG, por ejemplo, tiene un equipo de ingenieros trabajando cerca de su sede en Stuttgart, Alemania, en cómo puede llegar a ser el futuro del transporte.