Tech

Shazam busca reconocer objetos además de canciones

El presidente ejecutivo de Shazam, Rich Riley, dijo que buscarán expandir los horizontes de la aplicación, para o cual en enero se recaudaron 30 millones de dólares, que se suman a los
40 millones invertidos por Carlos Slim en 2013. 
Reuters
05 marzo 2015 13:12 Última actualización 05 marzo 2015 13:22
Shazam

Shazam (Bloomberg)

Shazam, la compañía que está detrás de la aplicación móvil que permite reconocer música, se ha comprometido a extender el alcance de la aplicación a objetos, como diferentes productos en puntos de venta.

"Shazam ya es un verbo. Queremos expandir el universo de lo que se puede 'shazamear'", dijo el presidente ejecutivo Rich Riley en el Mobile World Congress, celebrado en Barcelona.

Para financiar la expansión, la compañía con sede en Londres, ha recaudado 30 millones de dólares de multimillonarios no identificados e instituciones económicas en enero, que se suman a los casi 40 millones que invirtió Carlos Slim en 2013.

Riley dijo que esta financiación adicional ayudaría a la compañía a extender su personal y firmar convenios adicionales con anunciantes y compañías de contenido.

"El famoso botón azul que nuestros usuarios adoran seguirá en la pantalla de inicio, pero será capaz de hacer mucho más", añadió.

Shazam ha evolucionado de forma importante desde 1999, cuando fue fundada, obteniendo gran popularidad gracias a su habilidad para reconocer música a través de un botón del teléfono.

Ahora la aplicación también vende las canciones que los usuarios identifican, asegurándose acuerdos con los principales servicios de música en streaming, incluyendo Deezer o Spotify, y se ha mantenido entre las 25 aplicaciones más descargadas de los últimos años.

Más tarde, también se convirtió en un punto de contacto de anunciantes que quieren relacionarse instantáneamente con su público objetivo.

La próxima fase de desarrollo de la aplicación será hacer que los usuarios sean capaces de 'shazamear" objetos actuales, dijo Riley, como paquetes de cereales en el supermercado, para obtener mayor información nutricional, o un DVD, para comprar la banda sonora.