Tech

Samsung renueva su mando en medio del caos por el Note 7

Lee Jae-yong, el heredero de la familia que controla el Grupo Samsung, está a punto de conseguir el poder corporativo de Samsung Electronics, en medio del desastre que dejó el paso del Note 7 en la empresa coreana.
Bloomberg
26 octubre 2016 21:27 Última actualización 26 octubre 2016 22:59
Lee Jae-yong, el heredero de la familia que controla el Grupo Samsung. (Bloomberg)

Lee Jae-yong, el heredero de la familia que controla el Grupo Samsung. (Bloomberg)

Lee Jae-yong, el heredero de la familia que controla el Grupo Samsung, está a punto de conseguir el poder corporativo ampliado. Ahora viene el juego de adivinanzas sobre lo que va a hacer con él.

El jueves, Lee, de 48 años y conocido como Jay Y., se unirá oficialmente a un tablero de nueve personas en Samsung Electronics, cuya fallida puesta en el funcionamiento del teléfono inteligente Galaxy Note 7 ha dado un golpe a una marca de primer nivel, y que ha costado a la empresa miles de millones de dólares en ganancias.

Su ascensión llega el mismo día en que Samsung reportó una fuerte caída en los beneficios tras retirar del mercado sus teléfonos Note 7.

Lee ya es vicepresidente de Samsung Electronics y ha ganado influencia desde que su padre, Lee Kun-hee, sufrió un ataque al corazón y fue hospitalizado en 2014.

La fundación de la familia Lee controla las empresas del grupo Samsung, cuyos tentáculos se extienden en servicios financieros, hoteles, biofarmacéuticos y moda, a través de una compleja red de propiedad cruzada. De alguna manera, la elevación de Lee a la junta de la insignia será algo parecido a una coronación.

SAMSUNG, EN UNA BATALLA PARA DETENER EL FUEGO

"Ahora podemos decir que el régimen de Lee ha comenzado oficialmente," dijo Lee Chaiwon, jefe de inversiones de Midas Asset Management. "Creo que una nueva era está por venir."

Lee cree que la influencia mayor de Jay Y. será una inyección de adrenalina para una empresa en crisis. "La empresa será más favorable al mercado", dijo, prediciendo que el nuevo miembro de la junta va a "acelerar su proceso de restructuración."

A Samsung Electronics no le faltan desafíos. Además de los remanentes después del fiasco del Galaxy Note 7, el más joven de los Lee se enfrenta a una amenaza del activista de fondos de cobertura Elliott Management Corp, que está persionando a la electrónica a simplificar su estructura de dueños. El fondo con sede en Nueva York, fundado por el accionista Paul Singer, también quiere que la compañía añada directores independientes y reparta una bonificación especial de 27 mil millones de dólares a los inversores.

"Al ser un miembro de la junta significa la responsabilidad de gestión", dijo Heo Pil-suk, director ejecutivo de Midas Asset Management. "El mercado va a esperar que Lee llegue con algunas medidas de seguimiento para resolver el problema del Note 7".