Tech

Sabemos algo nuevo sobre el próximo iPhone

Apple acordó con un nuevo proveedor obtener sensores de movimiento para el próximo móvil que lanzará, con lo que diversifica el portafolio de componentes.
Bloomberg
05 mayo 2017 12:56 Última actualización 05 mayo 2017 12:56
Etiquetas
iphone

(Bloomberg)

Robert Bosch obtuvo órdenes de Apple para proveer al próximo iPhone algunos de sus sensores de movimiento, según una persona al tanto del acuerdo, un potencial golpe a InvenSense, que es actualmente el mayor proveedor de esos componentes para teléfonos inteligentes.

El cambio -al que aludió el director financiero de IvenSense en agosto- tiene lugar en un momento en que el fabricante de chips de detección de movimiento con sede en San José, California, trata de cerrar su venta por mil 300 millones de dólares a TDK, un acuerdo que apunta en parte a fortalecer el negocio de esta compañía japonesa con Apple.

Las acciones de InvenSense cayeron más del 5 por ciento en el horario extendido el jueves. Y este viernes retroceden 0.43 por ciento, a 12.82 dólares.

Bosch podría abastecer la mitad de estos componentes para el nuevo iPhone, en tanto InvenSense proveería el resto, dijo la persona.

Bosch ya provee sensores de presión barométrica para el iPhone, según desmontajes de productos de iFixit y otras empresas que analizan el interior de aparatos.

Representantes de Apple, InvenSense y Bosch declinaron formular declaraciones. TDK no respondió a consultas fuera del horario comercial normal en Japón.

El desarrollador de chips Imagination Technologies Plc destacó recientemente los riesgos de perder a Apple como cliente, y dijo en abril que el fabricante del iPhone dejaría de usar su propiedad intelectual en el plazo de dos años.

Las acciones de la empresa del Reino Unido se desplomaron un 69 por ciento.

El máximo responsable de Apple, Tim Cook, trata de abastecerse de componentes por lo menos de dos proveedores, lo cual facilita negociar precios más baratos.

Apple representa un 60 por ciento de los ingresos de InvenSense, según análisis de cadenas de abastecimiento de Bloomberg.

Se espera que Apple presente una gran actualización del iPhone este año para conmemorar el 10° aniversario del dispositivo innovador.

Los analistas prevén que los consumidores comprarán millones de los nuevos aparatos, generando enormes órdenes para los proveedores de componentes.

Los componentes producidos por Bosch e InvenSense contienen giróscopos y acelerómetros.

Los giróscopos pueden decir si se está sosteniendo el teléfono horizontal o verticalmente, si está siendo sacudido o apuntado hacia una dirección en particular.

Un acelerómetro detecta distintos movimientos, como el desplazamiento de un lado a otro. Juntos, los sensores ayudan a medir el conteo de pasos y son útiles para los juegos en móviles y las aplicaciones de realidad aumentada.

En el iPhone 6S y el iPhone 7, los proveía exclusivamente InvenSense, según los desmontajes.

El director financiero de la empresa, Mark Dentinger, dijo en una conferencia con inversores en agosto que hasta 2014 todavía era dominante “por un margen considerable” en el extremo superior del mercado de teléfonos inteligentes.

“Todavía somos la empresa más grande, pero ahora estamos dividiendo alguna participación con nuestro principal competidor”, agregó. “Históricamente, es poco probable que nuestros clientes tengan un solo proveedor durante un período muy prolongado”.

TDK, que adquirió importancia con las cintas de casete en los años 1970, se amplió desde entonces a las baterías, los componentes automotores y actualmente la Internet de las Cosas.

La compañía con sede en Tokio obtuvo la aprobación regulatoria para adquirir InvenSense el 18 de abril.

Apple ya era uno de los mayores clientes de TDK antes de que la compañía japonesa acordara comprar InvenSense en diciembre.

“Nos proponemos ser una empresa fuerte en el negocio de los sensores con InvenSense como socio perfecto”, dijo el máximo responsable de TDK, Shigenao Ishiguro, en esa oportunidad.