Tech

Recorte de Trump a presupuesto climático
no incluyó esto

El recorte presupuestal de Donald Trump a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica no incluyó esta tecnología, sin la cual los pronósticos meteorológicos se atrasarían décadas y que en los próximos cinco años podría valer 15 mil millones de dólares.
Bloomberg
16 marzo 2017 19:43 Última actualización 16 marzo 2017 22:21
satélite

El satélite GOES-16 es el primero de cuatro nuevos dispositivos que se desplegarán como parte de un programa de 10 mil 800 millones de dólares. (www.nesdis.noaa.gov)

El presidente Donald Trump puede querer terminar con 250 millones de dólares en fondos para los programas costeros y marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa, por sus siglas en inglés) pero hay un área de la agencia que parece interesado en conservar: su flota de satélites.

La extensa agencia bajo control del Departamento de Comercio con 12 mil empleados, observa los océanos, el clima, el sol y el tiempo. Los satélites son sus ojos, puesto que recolectan datos sobre todo, desde las ondas de gravedad en la atmósfera hasta los relámpagos. 

Sin ellos, el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos tendría un retroceso de décadas.

"Me alegra que esos servicios no sean recortados", dijo Bob Henson, meteorólogo en Weather Underground con sede en Boulder, Colorado. "Lo que pasa en los modelos de pronóstico son datos de los satélites, y tendría un impacto significativo no contar con eso".


Sin mencionar que son un gran negocio. Raytheon Co. ha estimado que los satélites meteorológicos, los instrumentos y los productos de recopilación de datos, podrían ser un mercado de 15 mil millones de dólares durante los próximos cinco años.

Lockheed Martin Corp. participó en el diseño del equipo que localiza los relámpagos en el GOES-16, que fue puesto en órbita a principios de este año. (El rayo es un buen indicador de la intensidad futura de un huracán.)

'PROTEGER LA VIDA'

El satélite GOES-16 flotando a 22 mil 300 millas sobre la Tierra es el primero de cuatro nuevos que se desplegarán como parte de un programa de 10 mil 800 millones de dólares que tiene base en Wallops Island, Virginia.

GOES, por sus siglas en inglés, significa Satélites Ambientales Operacionales Geoestacionarios. Trump propuso el jueves en su presupuesto mantener el financiamiento para el programa, junto con otro conocido como el Sistema de Satélite Polar Conjunto, de modo que "permanezcan dentro del calendario" y sigan retransmitiendo "datos meteorológicos críticos que ayuden a proteger la vida y la propiedad".

Hay otro tipo de satélites en órbita polar. Estos recaban datos a lo largo de todo el planeta, de acuerdo con Henson. Juntos, estos dos tipos de satélites forman la columna vertebral de la predicción moderna del tiempo.

Los datos que recogen generan modelos que, a su vez, mueven los mercados del gas natural diariamente al proyectar la demanda que podría haber para el combustible de calefacción.

Los minoristas planifican los inventarios de las tiendas basándose en esas previsiones meteorológicas, las líneas aéreas trazan rutas y evitan la turbulencia, y los gobernadores y alcaldes deciden evacuaciones antes de las tormentas e inundaciones.