Tech

¿Qué diría Steve Jobs de los nuevos lápices de Apple?

El difunto creador de Apple, Steve Jobs, criticó la idea de tener una tableta que se puede manejar con un stylus, según él 'tan pronto como tienes un lápiz estás muerto'; hoy la empresa de la manzana presentó un producto que al exCEO no le hubiera gustado nada.
Redacción
09 septiembre 2015 22:18 Última actualización 09 septiembre 2015 22:44
Steve Jobs, fundador de Apple

El Apple Pencil saldrá a la venta en noviembre con un precio de 99 dólares y su batería durará 12 horas. (Bloomberg/Archivo)


Apple presentó este miércoles sus novedades: la Apple Pro con una pantallota de 12.9 pulgadas, los iPhone6S y 6S Plus con su 3DTouch y la nueva Apple TV con Siri integrada.

Pero hay un producto en particular cuyo concepto criticó Steve Jobs abiertamente: el Apple Pencil, la nueva pluma que puede acompañar al iPad para escribir, dibujar, subrayar o garabatear.

En la biografía escrita por Walter Isaacson, el difunto fundador de la firma californiana dejó muy claro lo que pensaba sobre los lápices (stylus).

1
 

 

Apple Pencil


“Este tipo (un empleado de Microsoft durante una cena en la que también se encontraba Bill Gates) no dejaba de hablar de cómo Microsoft iba a cambiar por completo el mundo con una tableta PC (…) Pero estaba haciendo el dispositivo todo mal. Tenía un lápiz. Tan pronto como tienes un lápiz, estás muerto”.

Por si se requiere más pruebas, aquí lo que dijo del tema en 2007:

>

No es la primera vez que Tim Cook lanza un producto que Jobs hubiera criticado. Por ejemplo, Jobs se resistía a la idea de lanzar un iPhone de pantalla grande, pues “nadie” lo compraría, pero el iPhones 6 Plus ha sido un éxito.

Sin embargo, incluso en vida, quienes trabajaban con Jobs debían ir en contra de sus deseos. En el libro de Isaacson se narra cómo en 1983 durante el desarrollo de la Macintosh su equipo desarrollo en secreto una opción para incorporar el lector de disquetes de tres pulgadas y media de Sony.

Jobs había optado por otra firma, el proveedor japonés Alps, de menor tamaño, pero el jefe de ingenieros de la Mac, Bob Belleville, sospechaba que no podría cumplir a tiempo con el proyecto.

“Belleville le pidió a un ejecutivo de Sony que preparara sus unidades de disco para poder utilizarlas en la las Macintosh. Así, para cuando quedase claro que Alps no podría entregar a tiempo las suyas, Apple se pasaría a Sony”, narra la biografía… y al final así fue.