Tech

¿Quién dijo que de jugar videojuegos no se podía vivir? 

Robert Schill, Adam Young y Brett Borden pasan cerca de ocho horas sentados en un sillón jugando videojuegos mientras cámaras transmiten el contenido en tiempo real; por esto reciben un pago que les permite vivir sin problemas. 
AP
13 diciembre 2014 17:1 Última actualización 13 diciembre 2014 18:5
Etiquetas
Robert Schill se entretiene con videojuegos sentado en un cómodo sofá marrón en el centro de Florida y al igual que sus otros dos compañeros le pagan por hacerlo. (AP)

Robert Schill se entretiene con videojuegos sentado en un cómodo sofá marrón en el centro de Florida y al igual que sus otros dos compañeros le pagan por hacerlo. (AP)

LAKELAND, Florida.- De nueve a cinco, los siete días de la semana, Robert Schill se entretiene con videojuegos sentado en un cómodo sofá marrón en el centro de Florida.

Cientos de personas, a veces miles, lo observan. Su canal en la web recibió más de 35 millones de hits en un año. Y Schill cobra por esto.

De hecho, es un trabajador que cumple un turno en una de esas ocupaciones extrañas que han surgido en una economía que premia una existencia tipo 'Big Brother' combinada con visión empresarial.

Schill no está solo en esta empresa, ni siquiera en su casa. Cuando este joven de 26 años termina su turno, Adam Young, de 29 años y con quien comparte el departamento, se sienta en el sofá y sigue jugando hasta la una de la mañana. A esa hora, Brett Borden, otro compañero de vivienda de 26 años, inicia un nuevo turno de ocho horas.

Estos son las estrellas de StreamerHouse. Transmiten vía Twitch.tv, una red online que atrae decenas de millones de visitantes, la mayoría de los cuales ven a otra gente jugando videojuegos.

StreamerHouse transcurre en una vivienda estilo Mediterráneo de la década de 1920 que cuenta con 20 cámaras, al menos 15 pantallas de computadores y dos bulldogs (Mister Pig y Baby Pig). Es parte reality TV, parte programa de radio y parte "performance art". El trío juega juegos, conversa con los aficionados y cuentan su vida diaria a través de una costosa red de micrófonos.

Ganan dinero recibiendo un porcentaje de la publicidad de Twitch, por suscripciones, la venta de videojuegos y donaciones de simpatizantes.
En octubre un admirador del Medio Oriente le regaló a StreamerHouse 6 mil dólares.

La iniciativa se beneficia de un particular momento cultural en el que se exige participación e intimidad con cualquiera de las celebridades que tuitean fotos de sus recién nacidos y distribuyen a través de Facebook fotos de su desayuno.

Los muchachos de StreamerHouse ofrecen un espectáculo íntimo, que no para nunca, en el que interactúan con sus aficionados en tiempo real.

1
HAY ALGO GENIAL EN TODO ESTO

"Vivo en la internet", dice Schill, conocido en la web como "The Real Deal" y "Rober". Algún simpatizante le envió hace poco una guitarra y un colchón. Cotidianamente reciben pizzas, golosinas y camisetas. Los tres reconocen que sus perspectivas laborales afuera de la casa no serían demasiado alentadoras. Ninguno tiene un título universitario y todos dicen que juegan videojuegos desde pequeños.

Twitch tiene más de 8 mil 500 streamers en su programa de afiliados, lo que quiere decir que los jugadores cobran. Todos los streamers pueden solicitar donaciones, pero las transmisiones de StreamerHouse las 24 horas del día, los siete días de la semana son únicas.

StreamerHouse (AP)

La gente quiere ver a otra gente jugando. El canal de YouTube con más suscriptores es el de Felix Arvid Uld Kjellberg, un sueco conocido online como PewDiePie. Comenta videojuegos, muy parecido a lo que hacen los tipos de StreamerHouse, y tiene unos 32 millones de suscriptores.

"Esto ha pasado a ser algo importante en el panorama de la industria del entretenimiento", aseguró Matthew DiPietro, vicepresidente de marketing de Twitch.

Antes de decidir que no tiene ninguna gracia ver a tipos en un sofá disparándole a zombis virtuales, considere esto: la gente ha estado viendo a otros por miles de años. Gladiadores romanos. Carreras de caballos. El Super Bowl.

"Uno disfruta viendo a otros tratando de superar un reto", dijo Austin Walker, quien estudia para un doctorado en la Universidad de Ontario Occidental, especializándose en la relación entre el trabajo y el juego.

1
SER GAMER, HOY PUEDE SER UNA CARRERA

"Sueño con esto desde que tenía 12 años", dijo Walker. "Es mucho trabajo. Requiere mucha preparación entre bambalinas y en determinado momento, cuando pasa a ser algo que te genera ingresos, se convierte en una responsabilidad".

Los mejores streamers pueden ganar por encima de los 100 mil dólares anuales, pero la mayoría perciben unos pocos dólares al mes. Los muchachos de StreamerHouse no quieren hablar del tema, pero dicen que sacan lo suficiente como para pagar todos los gastos de la casa y no deber nada tras haber invertido decenas de miles de dólares en equipo electrónico. También compraron un Jeep Liberty e hicieron que sus seguidores decidiesen que placa tendría. (Dice "vírgenes").

StreamerHouse fue ideado por un grupo de amigos, incluidos Ryan Carmichael y Randy Borden. Los dos se criaron en el centro de Florida y se interesaron en la televisión y los juegos.

Inicialmente concibieron el proyecto como una serie de reality TV a ser difundida en la web. Le ofrecieron participar en la iniciativa a tres personas: Brett Borden, primo de Borden; Young, ex aficionado a ATV que se vino del estado de Washington con sus dos bulldogs, y Schill, residente de Pensilvania que sufre de agorafobia (temor a los espacios abiertos, como plazas, grandes avenidas, etc.). Young y Schill ya habían hecho streams antes. A Borden le encantaban los videojuegos y que quedó allí ayudando a poner la casa a punto.

StreamerHouse. (ap)

"Era todo como una broma", dijo Carmichael, quien vive en la casa y es el administrador, director de relaciones públicas, el que maneja todo.
StreamerHouse empezó a funcionar en septiembre de 2013. Una pequeña ventana en la pantalla mostraba videos del jugador a cargo e imágenes de otras cámaras de la casa.

El formato resultó demasiado íntimo. "Perdimos mucha privacidad", dijo Carmichael.

Ahora transmiten solo el juego y al jugador. En ocasiones especiales disparan todas las cámaras de la casa. También muestran videos editados de sus andanzas en YouTube. Algunos videos los muestran cocinando, caminando por el barrio y la vez en que un aficionado les envió pizzas y otros comestibles por valor de 2 mil 100 dólares.

Todas las notas TECH
¿Cómo ayudar en el sismo?, la principal búsqueda de mexicanos
Así fue como #Verificado19S puso orden a la ayuda tras el sismo
En este mapa puedes hallar información verificada de daños y albergues
Instalan internet satelital gratuito para afectados en Parque México
En EU, Amazon entregará a domicilio burritos y hamburguesas
Uber protesta tras cancelación de licencia para operar en Londres
Sin largas filas en Asia, iPhone 8 debuta en las tiendas
Cabify suspende operaciones en Puebla tras feminicidio de Mara
Uber pierde su licencia para operar en Londres
El heredero de Samsung jugó a hacerse el ‘tonto’... y perdió
¿Detectaste daños en tu casa? Ellos atienden tu reporte en esta app
Apple dona 1 mdd para apoyar a México
Samsung Electronics México cancela el lanzamiento de Galaxy Note 8 tras sismo
Google compra equipo de talento de HTC por mil 100 mdd
Facebook entregará datos de anuncios rusos al Congreso de EU
Una tecnología de hace 50 años por fin será ‘cool’ gracias a Apple
Facebook donará 1 mdd a Cruz Roja para reconstrucción tras sismo
Waze te dice dónde están los albergues y qué rutas están cerradas en la capital
Google activa mapa de crisis tras sismo
Ixnamiki Olinki, el robot que ayudará a buscar víctimas del sismo
Empresas telefónicas liberan llamadas y datos
Amazon apoya a Cruz Roja y Uber da viajes gratis a centros de acopio
Popularidad de bitcoin puede derivar en nueva escisión en noviembre
Startup respaldada por Schwarzenegger, en pelea con Tesla
4 formas en las que la tecnología ayuda a salvar vidas luego de una catástrofe