Tech

¿Por qué Reino Unido cobraría un nuevo impuesto a Facebook y Twitter?

Con la finalidad de hacer el internet más seguro para los jóvenes, el gravamen, propuesto por la corriente conservadora, sería aplicado a empresas de redes sociales y proveedores de servicios de comunicación.
Rebecca Penty | Nate Lanxon | Bloomberg
18 mayo 2017 18:1 Última actualización 18 mayo 2017 18:1
Facebook y las redes sociales (Bloomberg)

Facebook y las redes sociales (Bloomberg)

Twitter y Facebook podrían enfrentar un nuevo impuesto en el Reino Unido si los conservadores de la primera ministra, Theresa May, conocidos como 'Tories', son reelegidos el 8 de junio como sugieren las encuestas.

Los 'Tories' prometieron el jueves presentar una ley que permitiría al gobierno imponer una tasa a las empresas de redes sociales y proveedores de servicios de comunicación, para financiar medidas destinadas a hacer que internet sea más seguro para los jóvenes. Los proveedores de Internet como BT Group Plc no se verán afectados, dijo un portavoz de la campaña Conservadora.

El documento de 84 páginas no ofreció detalles sobre las empresas que serían afectadas, las cantidades contempladas o si el partido presentará una propuesta concreta. Aunque "proveedor de servicios de comunicación" es el término común para las empresas que ofrecen conexiones a internet, ejecutivos de esas compañías fueron informados esta semana por funcionarios del partido que no serían afectados, según personas familiarizadas con el asunto.

Cualquier impuesto podría sentar un precedente para otros países, otorgando al Reino Unido nuevos recursos en medio de un impulso mundial por parte de las empresas, los gobiernos y el público para hacer frente a los discursos de odio y el acoso en línea. Las multas "apoyarían la concientización y la actividad preventiva para contrarrestar los daños en internet", similar a un impuesto existente sobre la industria de los juegos de azar, según el manifiesto del partido.

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció recientemente la intención de contratar a 3.000 empleados adicionales para monitor o responder mensajes maliciosos hechos por usuarios, en un esfuerzo por ayudar a prevenir circunstancias tales como suicidios en vivo o delitos graves.

El impuesto es parte de una propuesta más amplia de los conservadores para proteger la privacidad de los datos y hacer frente a la ciberseguridad, lo que es lo más importante para los británicos después de un ataque sin precedentes que cerró gran parte del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña la semana pasada.

"Somos optimistas sobre las oportunidades disponibles en la era digital, pero entendemos que estas oportunidades vienen con nuevos desafíos y amenazas a nuestra seguridad, privacidad, bienestar emocional, salud mental y la seguridad de nuestros hijos", dice el documento. "Un gobierno conservador responderá a estos desafíos, para garantizar al pueblo británico seguridad e imparcialidad en la nueva era digital".

Los Tories también requerirían que las empresas de redes sociales eliminen la información de niños cuando cumplan los 18 años.

Representantes de Twitter no respondieron una solicitud de comentarios, mientras los de Facebook y Google se negaron a comentar.