Tech

Pokémon Go (y otros juegos) fueron posibles gracias a Bill Clinton

Antes de Pokémon Go, estaba Geocaching. Y Plundr. Y ConQwets. Todos tienen algo en común: usan la geolocalización en sus celulares, tecnología que no hubiera sido posible sin la aprobación de Bill Clinton.
Redacción
13 julio 2016 19:41 Última actualización 13 julio 2016 20:19
pokemon

(Bloomberg)

Antes del furor de Pokémon Go, peinando el mundo en búsqueda de escondites secretos en coordenadas especificas, una persecución llamada ‘geocaching’ era del dominio de una subcultura más tranquila.
Este pasatiempo fue posible por el expresidente Bill Clinton.

De acuerdo con Business Insider, antes del año 2000, el gobierno estadounidense deliberadamente había limitado la precisión de la localización por GPS al público añadiendo errores al sistema, argumentando preocupaciones de seguridad nacional. En mayo de ese año la Casa Blanca, habitada por el entonces presidente Bill Clinton, permitió el acceso a las señales de localización sin errores.

Con esto, juegos como Geocaching explotaron y se hicieron globales. Este fue desarrollado por el consultor en computación Dave Ulmer, el cual usaba la geolocalización y tenía una sola regla: tomar algo y dejar una cosa en su lugar. "Puntos de interés secretos podrían ser compartidos en Internet, la gente podría desplazarse a éstos y conseguir algunas cosas", escribió Ulmer en ese tiempo.

Todo tipo de jugadores se han unido en el juego, desde los geeks más intensos hasta familias buscando una razón para ir de excursión. La publicación señala que Groundspeak, el grupo que maneja Geocaching, asegura que hay cerca de 3 millones de geocachers activos en todo el mundo. 

‘Geocachers’ devotos tienen sentimientos mezclados sobre el ascenso de Pokémon Go. La publicación enfatizó que muchos son jugadores tan ávidos que están en búsqueda de nuevos juegos mientras que otros son tan puristas que miran hacia abajo a aquellos que infringen su territorio. 

Independientemente de los enemigos, los videojuegos han estado vagando en el exterior desde hace un tiempo.

Los antepasados de Pokémon Go, incluyen a Plundr, un juego de piratas en el que los puntos wi-fi son islas disputadas por los jugadores, y su predecesor ConQwets, que tenía a éstos recorriendo las ciudades con las cámaras de sus celulares buscando códigos ópticos.

Un co-creador de este juego fue Dennis Crowley, quien fue uno de los desarrolladores de la app Foursquare pocos años después.

Como era inevitable, Pokémon Go ha dirigido ya su camino en la vida de algunos geocachers. El vocero de Geocachin, Chris Ronan, comentó que “cualquier cosa que saque a la gente al aire libre para tener aventuras y explorar nuevos lugares es potencialmente una cosa positiva”.