Tech

Para biocombustibles, la respuesta está en el aire

Científicos mexicanos desarrollan un proyecto enfocado a utilizar el dióxido de carbono para transformarlo en combustibles renovables. La iniciativa busca disminuir la emisión de gases de efecto invernadero y su impacto en el cambio climático.
Dióxido de carbono transformado en biocombustible. (Especial)

Dióxido de carbono transformado en biocombustible. (Especial)

Un grupo de investigadores de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), pertenecientes a la unidad de Procesos Sustentables de Producción de Bioenergéticos, desarrollan un proyecto enfocado en utilizar el dióxido de carbono (CO2), presente en la atmósfera, para transformarlo en biocombustibles.

El proyecto es encabezado por los investigadores de la institución queretana, José Santos Cruz y Claudia Gutiérrez Antonio. Esta última aseguró que la iniciativa busca disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, así como su impacto en el cambio climático.

Entrevistados por la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), aseguraron que el proyecto tiene que ver con la captura y reciclamiento del CO2. Vamos a tomarlo –dice Gutiérrez Antonio- del medio ambiente y usarlo como materia prima para transformarlo en combustibles renovables mediante un proceso que se llama fotocatálisis.

1
  

  

José Santos Cruz y Claudia Gutiérrez Antonio.

“Se recoge el gas, se mezcla con agua y energía solar —por eso se llama fotocatálisis— para producir un combustible que pueda aplicarse a un motor de combustión interna, quemarlo, generar nuevamente dióxido de carbono y reiniciar el ciclo”, explicó.

Por su parte el investigador José Santos Cruz, detalló que este prototipo es un compresor que se puede colocar directamente en las chimeneas de fábricas para la captura de CO2.

“La inversión no es tan grande, el catalizador no es caro y hay filtros que ya se han desarrollado. El reactor tendría que ser de escala industrial, pero si utiliza energía solar bajarían significativamente los costos”, aseguró el especialista.

Claudia Gutiérrez puntualizó que a pesar de que el método sustentable se encuentra en las primeras pruebas, se espera que la innovación se pueda introducir en los escapes de los automóviles, a fin de capturar de manera directa el CO2.

“Con el sol que hay en la actualidad y las horas que los carros pasan en el tránsito, se podría aprovechar esa energía mediante un dispositivo que nos permita generar combustible dentro del propio auto. Sería una perspectiva de aplicación independiente”, subrayó.

A su vez, Santos Cruz detalló que como resultado del proceso en laboratorio han obtenido compuestos como formaldehídos y metanol, mientras que en una siguiente etapa estarán en condiciones de generar hidrógeno.