Tech

Orange crea dispositivo para detectar ponchaduras de llantas

El dispositivo electtónico que monitorea la presión de las llantsa  será considerado parte del equipo obligatorio de seguridad en Taiwán a partir del próximo año y en Rusia desde 2016 y en Japón para 2018.
Notimex
04 agosto 2014 11:37 Última actualización 04 agosto 2014 11:48
[Bloomberg] La empresa introducirá una línea de llantas de bajo costo para camiones.  

[Bloomberg] La empresa introducirá una línea de llantas de bajo costo para camiones.

TAIWÁN.- A partir de 2015, los automóviles nuevos que se comercialicen en Taiwán deberán contar con un dispositivo electrónico para monitorear la presión de las llantas y que será considerado parte del equipo original obligatorio de seguridad.

Dicha obligatoriedad aplicará también para los autos nuevos en Rusia a partir de 2016 y para Japón desde 2018, mientras que Estados Unidos cuenta ya con el aval de la Asociación Americana de Llantas (ATA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con Michael Hsu, gerente general de Orange, fabricante del dispositivo, se trata de un equipo de seguridad para salvar vidas sobre todo en carretera, donde la presión y temperatura de las llantas cambia por las altas exigencias, causando ponchaduras y graves accidentes.


El aparato, explicó, de unos 10 centímetros de largo por cinco de ancho y dos de alto, se coloca por dentro del rin y va conectado al dispositivo de inflado, y se comunica con la computadora del vehículo para señalar que hay un problema y prevenir accidentes.

Inventado, diseñado y fabricado por su empresa en Taiwán -donde también se construyó un robot especial para programarlo-, el dispositivo es compatible con 95 por ciento de las marcas de automóviles que se producen en el mundo, incluso México y Estados Unidos.

Además, puede ser aplicado en casi cualquier automóvil o camión de pasajeros o carga, donde se coloca un sensor y un pequeño monitor en el tablero del vehículo, para indicar algún contratiempo con la presión de los neumáticos y evitar accidentes.

Darie Lee, representante de Ventas Internacionales de la firma, aseguró que aunque su compañía busca ganancias como cualquier otra, también se interesa en la seguridad de los conductores.

Si bien cada uno de estos dispositivos cuesta entre 50 y 70 dólares, pueden ayudar a ahorrar millones, por ejemplo, en empresas con grandes flotillas de traileres repartidores, por el ahorro en llantas y, sobre todo, al evitar accidentes con grandes costos en vidas y en dinero.

El dispositivo –cuya vida útil es de aproximadamente cinco años, dependiendo el uso de la unidad- cuenta con una aplicación gratuita para teléfonos inteligentes y tabletas que permite recibir las alertas antes de que se produzca un accidente.

En el caso de Taiwán, las ponchaduras de llantas en las carreteras son la primera causa de accidentes en las vías de alta velocidad. De ahí que el gobierno decidió hacer obligatorio el uso de estos dispositivos en todos los autos nuevos a partir del próximo año.