Tech

México: Talento e innovación para el desarrollo digital

Vint Cerf,  Vicepresidente y Jefe Evangelista de Internet en Google, comparte con los lectores de El Financiero cómo la innovación redefine nuestros problemas y desencadena un pensamiento creativo para resolverlos.
Vint Cerf,
Vicepresidente y Jefe Evangelista de Internet en Google
09 diciembre 2016 17:41 Última actualización 09 diciembre 2016 18:10
Vint Cerf, Vicepresidente y Jefe Evangelista de Internet en Google

Vint Cerf, Vicepresidente y Jefe Evangelista de Internet en Google

Los vigorosos desarrollos tecnológicos del siglo 21 permean todas las facetas de nuestras vidas. Nuestras actividades cotidianas están condicionadas y enriquecidas por el diálogo digital con colegas, amigos, familiares y a través de dispositivos inteligentes de todo tipo. Esta situación ofrece una oportunidad importante de desarrollo para América Latina, y en particular, para México. Las decisiones que tomemos hoy afectarán las posibilidades disponibles para el país y sus ciudadanos en el futuro.

La reforma a las telecomunicaciones que tuvo México en 2014 fue un gran paso hacia un ecosistema de Internet más próspero. Definió como derecho constitucional la dotación de acceso a Internet, la libertad de expresión e información en la Web. También procuró un entorno más competitivo para proporcionar un acceso asequible a Internet para la
población. Este es un compromiso que debe persistir a los gobiernos presentes y futuros para liberar todo el potencial de Internet y convertirlo en una sólida plataforma para el desarrollo.

La innovación redefine nuestros problemas y desencadena un pensamiento creativo para resolverlos. Trabajar en torno a un marco regulatorio que fomente la innovación es un paso  fundamental. El concepto de "Innovación sin pedir permiso" se refiere a la idea de que la
experimentación con nuevas tecnologías y modelos de negocio debe ser la norma general.

Esta filosofía, nacida del diseño del Internet, explica la rápida evolución de las aplicaciones en áreas tales como software, educación, entretenimiento, publicidad, editorial, consultoría, bienes raíces y transporte. Un gran ejemplo mexicano de un problema clásico con una
solución innovadora es la startup ​ Umina​ , que desarrolló una tecnología de diagnóstico y vigilancia de enfermedades rápida y de bajo costo que permite a los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud comunitarios diagnosticar enfermedades infecciosas directamente
en el punto de atención, en menos de 15 minutos y sin el uso de equipo de laboratorio.

También es importante entender que el Internet y la tecnología son herramientas que dependen de la destreza de quien las usa para liberar todo su potencial. Brindar capacitación digital en las primeras etapas de la educación es la mejor forma de cerrar las brechas digitales existentes y aumentar el poder democratizador de la era digital.

En este sentido, me gustaría destacar el trabajo de Robotix, una ONG mexicana cuya misión es construir una experiencia educativa integral diseñada para desarrollar la creatividad, los valores y el razonamiento de niños y jóvenes a través de la robótica, ciencia, tecnología y diversión. Los participantes de este programa obtuvieron el quinto lugar para México en la World Robot Olympiad en la India el pasado noviembre.

México tiene la oportunidad de posicionarse como un ejemplo de apertura y defender el uso sostenible e incluyente de la tecnología en el desarrollo nacional. Fue realmente emotivo para mí experimentar la hospitalidad y la creatividad de muchas grandes mentes mexicanas
que trabajaron lado a lado con colegas de todo el mundo durante el Foro de Gobernanza de Internet, celebrado en Guadalajara esta semana. Insto a todos los actores del ecosistema digital de México a participar en el diseño de políticas públicas y un marco normativo que
reconozca el potencial y promueva la innovación, la educación y la creatividad enfocada en mejorar la vida y el destino de todos los mexicanos.