Tech

Mexicanas innovan para salvar a embarazadas
y en estimulación

Las empresas mexicanas Hebecom y Risdel crearon dispositivos para salvar la vida de mujeres embarazadas y para la rehabilitación y estimulación temprana de personas con alguna discapacidad, respectivamente.
Jair López y Stephanie Cuevas
07 julio 2015 19:31 Última actualización 08 julio 2015 4:55
salud

Ambas empresas mexicanas buscan mejorar la salud. (Cortesía)

Hebecom y Risdel son dos startups mexicanas que han creado dispositivos para salvar la vida de mujeres embarazadas y para la rehabilitación y estimulación temprana de personas con alguna discapacidad, respectivamente.

Hebecom, con sede en Guadalajara, fabricó el dispositivo Matris Spes, que significa esperanza materna, y que atiende las complicaciones de la placenta previa y placenta previa acreta, que provocan sangrado en las embarazadas, lo que genera un alto riesgo de muerte.

El instrumental creado por la firma mexicana hace hemostasia, proceso con el que se logra detener el sangrado, permitiendo que el doctor lleve a cabo su trabajo sin complicación.

“La placenta previa es una complicación del embarazo que sucede cuando ésta se sitúa cerca del cuello uterino, obstruyéndolo de forma total o parcial, evitando la salida del bebé y causando hemorragias abundantes durante la cesárea”, explicó Jorge Navarro, director comercial del proyecto.

El instrumental fue probado en 102 pacientes, en donde se logró una reducción del 70 por ciento del sangrado, disminuyeron en 62 por ciento los ingresos a terapia intensiva, se comprobó que la recuperación es 4 veces más rápida y se tuvo 0 por ciento en mortalidad materna, destacó Navarro.

El dispositivo ya está patentado en México, Estados Unidos e India, los principales mercados donde se comercializará.

Por otra parte, la startup tamaulipeca Risdel creó XCAANDA, una plataforma interactiva para rehabilitación y estimulación temprana.

Fernando Romero, socio cofundador, señaló que esta plataforma funciona como un iPad enorme, que permite estimular los sentidos de la vista, tacto y oído, además de permitir el desarrollo intelectual, de memoria y la coordinación psicomotriz en niños que presentan algún tipo de discapacidad visual, motriz, auditiva o intelectual.

“La gran virtud que tiene el dispositivo es el costo. Un cuarto de estimulación tiene un costo de un millón 200 mil pesos y lo que nosotros hicimos fue reducir el precio a 120 mil pesos”, destacó Romero.

El dispositivo, detalló el joven emprendedor, surgió en 2013 como un proyecto estudiantil y fue incubado por el Tecnológico de Monterrey.
Para desarrollarlo se consultaron doctores, terapeutas y maestros.

“Ha sido una labor conjunta. Reunimos a los especialistas y terapeutas y les preguntamos cuáles eran sus necesidades de hacer una terapia. Y trabajamos con escuelas de educación especial para diseñar terapias o sesiones”, dijo Romero.

La plataforma proporciona sonidos, vibraciones y se ilumina dependiendo del sentido que se quiera fortalecer o regular. Además, proporciona elementos que le permiten convertirse en una alberca de pelotas, en un andador e integra dispositivos, como una pantalla y un proyector para aumentar su efectividad.

XCAANDA ya ha sido probada en fase uno y dos con varios especialistas. Actualmente, Risdel trabaja con el Conacyt y la Secretaría de Economía para implementar entre cuatro y seis dispositivos en hospitales.