Los biohackers implantan todo: de imanes a juguetes sexuales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los biohackers implantan todo: de imanes a juguetes sexuales

COMPARTIR

···

Los biohackers implantan todo: de imanes a juguetes sexuales

Una diversidad de industrias como el cuidado de la salud, defensa, deportes y manufactura adoptarán esta tecnología, aunque esta plantea también una serie de problemas éticos.

Por Stefan Nicola
26/11/2018
Digiwell ha implantado unos 2 mil chips de este tipo en los últimos 18 meses.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Patrick Kramer mete una aguja en la mano de un cliente e inyecta un microchip del tamaño de un grano de arroz debajo de la piel. “Ahora eres un cyborg”, dice después de colocar una curita en la pequeña herida entre el pulgar y el índice de Guilherme Geronimo. El brasileño de 34 años planea usar el chip, similar a los implantados en millones de gatos, perros y ganado, para abrir puertas y almacenar una tarjeta de presentación digital.

Kramer es el director ejecutivo de Digiwell, una empresa emergente de Hamburgo en lo que los aficionados llaman piratería corporal. Kramer dice que ha implantado unos 2 mil chips de este tipo en los últimos 18 meses, y tiene tres en sus propias manos: abrir la puerta de su oficina, almacenar información médica y compartir su información de contacto. Digiwell es una de las pocas compañías que ofrecen servicios similares, y los defensores del biohacking estiman que hay alrededor de 100 mil cyborgs en todo el mundo. “La pregunta no es ‘¿Tienes un microchip?’”, dice Kramer. “Es más como, ‘¿Cuántos?’ Hemos entrado en la corriente principal”.

La empresa de investigación Gartner identificó el biohacking “hágalo usted mismo” como una de las cinco tendencias tecnológicas (otras incluyen inteligencia artificial y blockchain) con el potencial de afectar a las empresas. El mercado, que incluye implantes, así como miembros biónicos y conexiones informáticas y cerebrales incipientes, crecerá más de 10 veces, a 2.3 mil millones de dólares, para 2025; industrias tan diversas como el cuidado de la salud, defensa, deportes y manufactura adoptarán tales tecnologías, predice OG Analysis. “Estamos solo al comienzo de esta tendencia”, dice Oliver Bendel, profesor de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes del Noroeste de Suiza que se especializa en ética alrededor de máquinas.

Una bailarina española llamada Moon Ribas tiene un chip en su brazo conectado a sensores sísmicos, que se activa cuando hay temblores en cualquier parte del planeta. Ella lo usa en una pieza de arte llamada “Esperando por sismos”. Neil Harbisson, un artista de Irlanda del Norte, tiene un sensor parecido a una antena en su cabeza que le permite “escuchar” los colores. Y Rich Lee, de St. George, Utah, ha gastado aproximadamente 15 mil dólares en el desarrollo de un juguete sexual cyborg que él llama el Lovetron 9000, un dispositivo vibratorio que se implanta en la pelvis. Lee no ha vendido (o usado) el Lovetron todavía, pero tiene implantes magnéticos en los dedos para recoger objetos metálicos, dos microchips en sus manos que pueden enviar mensajes a los teléfonos y un sensor biotérmico en su antebrazo para medir la temperatura. “Somos los primeros”, dice Lee. “Pero a medida que la tecnología se generalice, habrá usos potenciales para casi todo el mundo”.

Lee dio una dirección en BdyHax, una conferencia en Austin donde la gente de la empresa puede conocer a otros cyborgs, hablar sobre tendencias y revisar dispositivos. En el cónclave de este año, los oradores incluyeron al desarrollador de un páncreas artificial, un representante de un grupo que aboga por las conexiones tecnológicas al cerebro y un investigador de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa de Estados Unidos.

El biohacking plantea una serie de problemas éticos, en particular sobre la protección de datos y la ciberseguridad, ya que prácticamente todos los dispositivos tecnológicos corren el riesgo de ser pirateados o manipulados. Y los implantes pueden incluso convertirse en armas, con el potencial de enviar enlaces maliciosos a otros. “Puedes apagar y guardar un teléfono inteligente infectado, pero no puedes hacer eso con un implante”, dice Friedemann Ebelt, activista de Digitalcourage, un grupo alemán de privacidad de datos y derechos de internet.

Esas preocupaciones no han impedido que algunas empresas adopten biohacks. El fundador de Tesla, Elon Musk, quien dice que las personas deben convertirse en cyborgs para seguir siendo relevantes, ha recaudado al menos 27 millones de dólares para Neuralink, una startup que desarrolla interfaces cerebro-computadora.

El año pasado, Three Square Market, una compañía en Wisconsin que fabrica kioscos de autoservicio para salas de descanso de oficinas, le preguntó a sus 200 empleados si estarían interesados en tener un chip. Más de 90 dijeron que sí, y ahora usan los implantes para ingresar al edificio, desbloquear computadoras y comprar bocadillos en las máquinas expendedoras de la compañía.

Los implantes de microchip de Digiwell cuestan de 40 a 250 dólares, y Kramer cobra 30 dólares por colocarlos, ya sea en su oficina de Hamburgo o mientras viaja (hizo el implante de Geronimo en el vestíbulo de un hotel de Berlín). Sus clientes incluyen un abogado que quiere acceder a archivos confidenciales sin recordar una contraseña, un adolescente sin brazos que usa un chip en su pie para abrir puertas, y un anciano con enfermedad de Parkinson.

Kramer también es cofundador de VivoKey Technologies, que desarrolla un implante que podrá generar contraseñas para transacciones en línea, y los compradores pueden descargar software para actualizarlo con más funciones. “La humanidad no puede esperar millones de años para que la evolución mejore sus cerebros y cuerpos”, dice Kramer. “Es por eso que lo estamos haciendo nosotros”.