Tech

Las rocas pueden ser la clave para acabar con la contaminación del aire

El dióxido de carbono que emiten personas, fábricas, autos, entre otros, contribuye al calentamiento global cada año. Existe un método que logra atrapar el CO2 y luego lo inyecta en rocas para que se quede ahí por millones de años.  
Redacción
12 octubre 2017 19:8 Última actualización 12 octubre 2017 19:21
dióxido de carbono

dióxido de carbono

La compañía suiza Climeworks, en conjunto con el proyecto europeo CarbFix, inauguró en Islandia su primera planta piloto que se encarga de capturar el dióxido de carbono del aire y luego inyectarlo en rocas subterráneas, donde el gas se quedará por millones de años.

El proyecto CarbFix, fundado en 2007, ha logrado capturar 18 mil toneladas métricas de dióxido de carbono, que luego fueron disueltas en lugares con grandes cantidades de agua y rocas de basalto. Los componentes de estas piedras volcánicas -silicatos de magnesio, hierro y sílice- lograron una reacción en el dióxido de carbono y lo convirtió en minerales no contaminantes después de dos años.

Ahora, con la ayuda de Climeworks y otras compañías, el proyecto se convierte en CarbFix2 y logra atrapar el dióxido de carbono para inyectarlo en rocas subterráneas. 

La planta que lleva a cabo este proceso (en Hellisheidi, Islandia) funciona con energía geotérmica, por lo que se vuelve menos contaminante debido a que se aprovecha el calor del subsuelo para capturar el dióxido de carbono.

La parte complicada del proceso es separar el CO2 del aire, pues, en pocas palabras, es tratar de extraer una aguja de un pajar porque las moléculas de dióxido de carbono son casi imperceptibles cuando sólo hay presencia de oxígeno.

Es en este momento cuando la planta y su energía geotérmica logran facilitar el proceso, ya que, al lanzar fumarolas termales, la identificación del CO2 es más fácil en el aire cuando hay más componentes diferentes al oxígeno. 

Por ahora, esta planta únicamente puede capturar 50 toneladas métricas al año (lo que genera una familia estadounidense promedio en el mismo lapso), pero el proyecto va en camino a cumplir el objetivo de la Comisión Europea y el Acuerdo de París de reducir las emisiones de CO2 a partir de 2020. 

: