Tech

Las 4 claves de Musk para colonizar Marte

Naves reutilizables, reabastecimiento en órbita, producir combustible propulsor en Marte y seleccionar el propulsor correcto son las piezas necesarias para colonizar el Planeta Rojo, de acuerdo con la visión de Elon Musk.
Daniel Blanco
27 septiembre 2016 14:54 Última actualización 28 septiembre 2016 5:0
Marte

Marte


Marte parece imposible, pero Elon Musk busca que cualquiera que quiera mudarse al Planeta Rojo y tenga suficiente dinero para comprar una casa pueda lograrlo.

“Marte es algo que podemos lograr en nuestras vidas, y tú podrás ir, y hay una manera de ir para cualquiera que quiera ir”, señaló durante su conferencia en el 67 Congreso Internacional de Astronáutica 2016, que tiene lugar en Guadalajara.

Para ello, su plan cuenta con cuatro claves: naves reutilizables, reabastecimiento en órbita, producir combustible en Marte y seleccionar el propulsor correcto.


Musk señaló que con los métodos tradicionales de viajes especiales, que no contemplan estos elementos, el costo por pasaje ascendería a 10 mil millones de dólares por persona, mientras que su visión es que llegue al costo promedio de una casa en EU, alrededor de 200 mil dólares.

“A medida que vayamos mostrando que es un sueño real, no sólo un sueño, el apoyo incrementará como una bola de nieve; yo estoy juntando activos por esto, no tengo otra motivación salvo aportar lo mayor posible para que la vida multiplanetaria se vuelva un posibilidad”, comentó Musk, quien tiene una fortuna de 59.3 mil millones de dólares y ocupa el puesto 144 del Índice de Multimillonarios de Bloomberg.


NAVES REUTILIZABLES

Volar en un Boeing 737 que tuviera un solo viaje de vida costaría 500 mil dólares por pasajero, ejemplificó Musk en su ponencia, titulada Making Humans a Multiplanetary Species” (Convertir a los humanos en una especie multiplanetaria). Por ello, su firma SpaceX, la primera compañía privada en llevar carga a la Estación Espacial Internacional, ha apostado por cohetes reutilizables, como su actual Falcon 9.

Cohete y nave forman juntos el Sistema de Transporte Interplanetario, una estructura más grande que el cohete Saturno V que llevó al hombre a la Luna durante las misiones Apolo. En la visión del empresario, el cohete tendrá una vida de 20 a 30 años, y las naves realizarán de 12 a 15 vuelos.


UN MILLÓN DE HUMANOS

Para tener una civilización, el físico y fundador de Tesla considera que se necesita por lo menos un millón de personas en Marte.
“Si dices, ¿cuándo llegaremos a ese umbral de un millón? Desde el momento en que salga la primera nave será de 40 a 100 años que nos tardaremos en tener una civilización autosustentable en Marte”, señaló en el evento en Guadalajara.

La producción del combustible es otra de las claves esenciales del proyecto que busca lanzar una misión no tripulada en 2018 y una tripulada en el año 2025.

“En Marte hay una atmósfera de CO2, y con CO2 y tierra puedes generar metano y oxígeno (…) la mejor manera de automatizar los viajes de ida y vuela de sería con un sistema a base de metano y oxígeno líquido”.

spacex_mars_web_01


¿POR QUÉ MARTE?

Musk señaló que Marte reúne muchas de las condiciones necesarias para soportar la colonización: su gravedad es de alrededor del 37 por ciento de la terrestre, el día tiene una duración similar, tiene una luz “decente” y cuenta con nitrógeno, elemento esencial para cultivar vegetales.

“Las opciones para convertirnos en una especie multiplanetaria son limitadas, de opciones cercanas tenemos a Venus pero es un planeta con alta presión y un baño de ácido caliente; Mercurio está muy cerca del Sol. Podemos ir potencialmente a una de las lunas de Júpiter o Saturno pero esas están muy lejos, y esto nos deja con una opción si nos queremos convertir en una especie multiplanetaria, y esa es Marte”.

Sin embargo, uno de los grandes temas que preocupan a los expertos en la materia fue minimizado por Musk: la radiación.

“La radiación no es un problema muy importante”, dijo. “Claro que hay algún riesgo de radiación, pero no es mortal y el riesgo de cáncer es relativamente menor (durante el viaje)”.