Tech

Quetzal Aeroespacial lanzará tres nuevos modelos de drones

Invertirá 10 mdp en el proyecto que estará dirigido a la ingeniería civil, inspección de infraestructura, minería, crecimiento urbano, agricultura de precisión y monitoreo de desastres biológicos, así como aplicaciones en la ganadería.
Édgar Amigón Domínguez
29 septiembre 2014 10:48 Última actualización 29 septiembre 2014 11:45
Drones

La empresa decidió instalarse en Querétaro porque es uno de los nichos donde se desarrolla la industria aeroespacial. (Foto: cortesía de Quetzal Aeroespacial)

Mediante una inversión de 10 millones de pesos, la empresa queretana Quetzal Aeroespacial lanzará el año entrante tres nuevos modelos de aeronaves no tripuladas, dirigidas a apoyar el desarrollo de los sectores de la construcción, agricultura y turismo, entre otros.

Jorge Alberto Ortega Sánchez, director general de la compañía, dijo que con estos planes se espera tener en 2015 un crecimiento de 5.0 por ciento en la facturación respecto a este año.

Actualmente la firma trabaja en dos líneas de negocios: diseño, manufactura y operación de sistemas aéreos no tripulados y prestaciones de servicios con aplicaciones para el sector civil.


En el marco de la presentación de sus proyectos, en la ciudad de México, el directivo habló a EL FINANCIERO sobre los orígenes de la empresas y sus planes a futuro.

Recordó que la idea de fabricar aviones no tripulados surgió en 2008, cuando formó parte de un grupo de estudiantes de la carrera de ingeniería aeronáutica del Instituto Politécnico Nacional que fue a Brasil y Estados Unidos a competir con una aeronave de radio control de diseño propio.

“Cuando regresamos nos dimos cuenta de la importancia del sector y de la trascendencia que tendrían los aparatos no tripulados, por lo que de inmediato se empezó a incursionar en esta rama productiva.”

“Como nos concentramos en la fotografía aérea muchas firmas nos empezaron a contratar y fue cuando una empresa grande de la construcción no pidió servicios de fotogrametría”, técnica para determinar las propiedades geométricas de los objetos y las situaciones espaciales a partir de imágenes fotográficas.

En 2010, Quetzal Aeroespacial se conformó como empresa y a partir de esa fecha ha mantenido un crecimiento promedio de 2.5 por ciento, incluyendo 2014.

Decidió instalarse en Querétaro porque es uno de los nichos donde se desarrolla la industria aeroespacial y por el apoyo que recibió de instituciones como la Universidad Aeronáutica del estado. “Éramos un grupo de seis y ahora somos 16 personas”, precisó.

Para la fabricación de su primer aparato, el QAE 108 LIGTH, la empresa utilizó recursos propios y algunos apoyos del Conacyt y Secretaría de Economía, ya que el costo es elevado por la tecnología que se usa para su operatividad.

“El primer aparato que hicimos fue totalmente para fotografía y videos sencillos: dijimos vamos a hacer un prototipo porque nos gusta los aviones y le metemos una cámara chica de mano y a ver cuál es el resultado y su utilización”, comentó.

Al mostrarlo, relató Ortega Sánchez, empezamos a encontrar mercados en el sector civil, porque antes este tipo de aparatos eran usados mayormente por fuerzas castrenses.

Ahora la firma queretana da un nuevo paso en sus servicios con la fabricación de tres nuevos aparatos, cuyos ejes principales son que se lanzarán a mano, eléctricos y equipados con cámaras para la generación de ortofotografías de alta resolución y aplicación de fotogrametría.

Las principales características de estos tres drones es que el sistema será de ensamble en menos de cinco minutos y con facilidad de manipulación debido a su alta autonomía. Se podrá controlar desde una estación terrena con un rango de hasta 15 kilómetros de operación. También contarán con tres sistemas de aseguramiento de falla en caso de peligrar la misión, incluyendo un despliegue de paracaídas.

Los tres nuevos productos que lanzará Quetzal están dirigidos a ingeniería civil, inspección de infraestructura, minería, crecimiento urbano, agricultura de precisión límites de frontera agrícola y monitoreo de desastres biológicos, así como aplicaciones en la ganadería, de acuerdo con la compañía.