Tech

La seguridad de Telegram seduce a sus más de 100 millones de usuarios

El cofundador de la aplicación dijo que dado que la base de usuarios de Telegram es más pequeña que la de WhatsApp, su "involucramiento" en realidad es cuatro veces más grande.
Bloomberg
24 febrero 2016 11:14 Última actualización 24 febrero 2016 11:21
Me telegram

Me telegram

Telegram, la aplicación de mensajería para dispositivos móviles popular por sus funciones de seguridad, rebasó los 100 millones de usuarios, informó Pavel Durov, cofundador de la empresa, en el marco del Congreso Mundial de la Telefonía Móvil en Barcelona.

Actualmente, el servicio transmite 15 mil millones de mensajes por día, frente a los 12 mil millones que transmitía en septiembre, dijo Durov el martes. Si bien son menos que los 45 mil millones de misivas enviadas a diario por los mil millones de personas en WhatsApp, el servicio de mensajería de Facebook, Durov dijo que dada la base de usuarios más pequeña de Telegram, su “involucramiento” en realidad es cuatro veces más grande.

Telegram se volvió popular en parte por su énfasis en la seguridad. Todo el tráfico de mensajes está codificado de punta a punta y la aplicación permite a los usuarios tener “chats secretos” en los cuales se pueden configurar los mensajes para que se borren solos automáticamente tras ser vistos.

Durov dijo que aprobaba la resistencia de Apple a los esfuerzos del gobierno estadounidense para obligar a la empresa a ayudar al FBI a vencer las funciones de seguridad del iPhone en un caso con un terrorista, lo que quizás no sorprenda.

“Yo me pondría del lado de Tim Cook en esta”, dijo respecto del máximo responsable ejecutivo de Apple. “No se puede hacer una codificación segura para todos menos los terroristas. Si se fuerza a Apple a trabajar en una tecnología para desbloquear iPhone protegidos por contraseñas, aumentaría el riesgo de violaciones e invasiones a la privacidad de cientos de millones de usuarios de iPhone”.

ABUSO

Pero las mismas funciones de seguridad populares entre libertarios y disidentes políticos también lo transformaron, según los servicios de seguridad occidentales, en una forma popular de comunicación para terroristas. Y esas agencias de inteligencia se quejaron por no poder descifrar la codificación de Telegram.

Durov dijo que quienes usan Telegram con propósitos maliciosos representaban una fracción minúscula de su base de usuarios y que la empresa tomó medidas para tratar de impedir que se use el servicio para transmitir propaganda terrorista. Telegram elimina cualquier canal —una función de Telegram que permite a los usuarios transmitir mensajes a un grupo amplio— denunciado por los usuarios como promotor del grupo terrorista Estado Islámico, dijo Durov. Telegram bloqueó más de mil canales de ese tipo, pero han surgido nuevos.

“Es una batalla en curso”, dijo él. “Siempre habrá gente que trata de abusar de una tecnología”.
EXILIO

Cuando Durov fundó Telegram, se hizo famoso por decir que no tenía interés en convertirlo en una empresa rentable. El servicio es gratuito y hasta ahora él ha financiado el crecimiento de la compañía de su propio bolsillo, usando parte de los 300 millones de dólares que se estima que recibió cuando vendió VKontakte, el sitio de redes sociales más grande de Rusia, en 2014. Durov venía siendo presionado por el gobierno ruso para entregar los datos pertenecientes a los líderes de las protestas en Ucrania y terminó huyendo de Rusia en vez de enfrentar un posible juicio por resistirse a esos intentos.

Vestido con su marca registrada, un traje negro y una camiseta negra sin cuello —conjunto diseñado para evocar a Neo, de la película Matrix—, Durov describió los cambios ocurridos en su Rusia natal desde que fue obligado a emigrar en 2014.

“Es doloroso ver cómo un país que tenía tantas oportunidades las perdió”, dijo él. “Pasó de apoyar el libre mercado y a los inversores a un modelo más conservador, una forma más centralizada de administrar el país”.