Tech

La 'revolución tecnológica' de Ruanda

Lagos que generan electricidad, drones que transportas sangre a lugares distantes y el uso de teléfonos inteligentes para realizar pagos son algunos ejemplos de lo que está haciendo este pequeño país agrícola para ser el 'Singapur' de África.
Bloomberg
20 mayo 2016 14:32 Última actualización 21 mayo 2016 5:0
La central eléctrica a metano KivuWatt, en Ruanda (Bloomberg)

La central eléctrica a metano KivuWatt, en Ruanda (Bloomberg)

La pequeña nación de Ruanda está apostando por su propia revolución tecnológica en un intento por transformar una sociedad principalmente agraria en el equivalente africano de Singapur.

Desde que el presidente Paul Kagame llegó al poder con el Frente Patriótico de Ruanda en 1994 –tras un genocidio que acabó con la vida de unas 800 mil personas y mermó la producción económica a la mitad- este país de África oriental se ha centrado en políticas de fomento y desarrollo del sector de la información y la comunicación.

El objetivo es transformar Ruanda en una economía de renta media para 2020.

La novedad más reciente se ha conocido esta semana con la inauguración oficial de la central eléctrica a metano del Lago Kivu, que generará energía limpia.

La estrategia del gobierno ruandés duplicar la contribución del sector a la economía a 1.53 billones de francos (equivalente a mil 970 millones de dólares) para el desarrollo tecnológico, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas de Ruanda.

El desarrollo tecnológico también podría asegurar el crecimiento sostenido de un país productor de café que no tiene acceso al mar y cuya economía ha expandido su PIB a una media de 7.5 por ciento desde el año 2000, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

'PROYECTO IMPOSIBLE'

“Se necesitó mucha investigación científica e innovación tecnológica, más de lo que pensamos al principio”, dijo Kagame en la inauguración de la central eléctrica de metano de KivuWatt el 16 de mayo. “Algunos incluso pensaron que era un proyecto imposible. Pero hoy estamos contentos de que las cosas hayan salido adelante”.

Ruanda ocupa el puesto número 11 de un índice de 51 países que mide los factores que favorecen un mayor acceso a internet, según la Alianza para un Internet Asequible.

El país ha introducido una red central de fibra óptica de alta velocidad en sus treinta distritos y tecnología 4G en catorce de ellos. El Gobierno tiene previsto llegar a un 95 por ciento de la población para 2017, según anunció el ministro de Tecnologías de Información y Comunicación, Jean Philbert Nsengimana, en un comunicado el mes pasado.

A diferencia de otros países africanos, Ruanda no cuenta con reservas de petróleo importantes o recursos en metales como cobre u oro, a diferencia de su vecina Uganda o de la República Democrática de Congo.

La inversión internacional directa en Ruanda probablemente aumente un 36 por ciento este año a mil 500 millones de dólares, según informó el consejo de desarrollo del país el mes pasado.

Aunque este pequeño país africano sigue siendo un favorito para los inversionistas, el presidente Kagame ha sido objeto de críticas por parte de Estados Unidos y otros gobiernos occidentales por sus planes de ampliar en otros siete años su mandato presidencial -que ya dura 16- en las elecciones de 2017.

Defensores de derechos humanos también han denunciado al gobierno por la represión de grupos de la oposición y civiles.

Sin embargo, Kagame (actualmente de 58 años) anteriormente había mencionado a Singapur como ejemplo de un país que prosperó bajo un prolongado régimen dirigido por una persona. Lee Kuan Yew dirigió ese pequeño país de Asia por más de tres décadas.

DRONES PARA TRANSPORTAR SANGRE

El proyecto de la central KivuWatt a metano es, en la actualidad, el único proyecto de extracción de gas bajo agua en funcionamiento de todo el mundo, según ContourGlobal LP, la empresa estadounidense que desarrolló las instalaciones.

Se espera que la central produzca una energía de 100 megavatios en los tres próximos años al extraer gas de las aguas profundas del lago para generar electricidad de baja emisión de carbono, lo que reduce el riesgo de un accidente por un escape de metano. El lago está situado cerca del Nyiragongo, un volcán activo que podría provocar una explosión de gas.

Y esta no va a ser la única primicia de Ruanda. United Parcel Service está financiando un proyecto de drones para transportar sangre que se utilizará en transfusiones en las zonas rurales más inaccesibles del país.

La compañía con sede en Atlanta está colaborando con el fabricante de robots Zipline y la farmacéutica Gavi para comenzar las entregas este mismo año. Según el proyecto, los drones de Zipline realizarán unas 150 entregas al día a 20 clínicas del oeste del país, donde habitan los famosos gorilas de montaña en las laderas de volcanes extinguidos.

Ericsson y Cisco Systems también anunciaron una asociación con el gobierno de Ruanda para conectar un sistema de pagos móviles a través de toda la red inalámbrica en Kigali, permitiéndole a los consumidores pagar por bienes por medio de los teléfonos inteligentes no importando el proveedor del servicio.

También el gobierno dio a conocer una asociación con MasterCard, que incluye una serie de iniciativas destinadas a llevar al país africano cada vez más cerca de ser una economía sin dinero en efectivo.

“La tecnología está cambiando la forma de hacer negocios en Ruanda”, dijo Nsengimana en una entrevista. “El liderazgo y la energía con la que se está adoptando las nuevas tecnologías están marcando una gran diferencia”.