Tech

Cambiar de coche como
si fueran celulares

Gracias a una serie de nuevas tecnologías que hacen más seguros los coches y más fáciles de conducir hay un cambio dramático en el comportamiento de compra; muchos conductores están cambiando sus coches con más frecuencia para obtener el último equipamiento.
Bloomberg
23 febrero 2015 19:0 Última actualización 23 febrero 2015 22:31
Peugeot ha sido golpeada por una prolongada depresión en la demanda de autos en Europa.

Peugeot ha sido golpeada por una prolongada depresión en la demanda de autos en Europa. (Bloomberg)

Mike Fine era perfectamente feliz con su Nissan Xterra 2011. Luego echó un vistazo al SUV de su hijo.

El Jeep Grand Cherokee 2015 estaba repleto de tecnología: una pantalla táctil cargada con aplicaciones, Bluetooth, tracción total y pulsador de arranque. El Nissan no tenía nada de eso. Fine hizo lo que cualquier padre que se aprecie haría: cambió el Nissan SUV de cuatro años de antigüedad por un Grand Cherokee propio. "Comparado con el Xterra, este es un transbordador espacial cómodo", dijo Fine, que vive en Hingham, Massachusetts.

La actualización de la codicia ha ayudado a Apple Inc. a vender millones de iPhones caros. Ahora, es el turno de la industria automotriz, gracias a una serie de nuevas tecnologías que hacen más seguros los coches y más fáciles de conducir. Las características imprescindibles, como asistente de estacionamiento y acceso inalámbrico a internet, han ayudado a los fabricantes de automóviles a recuperarse del colapso de 2009 y cobrar precios récord por sus vehículos.

Los nuevos aparatos y la caída de los precios del petróleo están estimulando la demanda. Este año, se espera que los fabricantes de automóviles vendan 16.9 millones de vehículos, por sexto año consecutivo de crecimiento.

Y en un cambio potencialmente dramático en el comportamiento de compra, muchos conductores están cambiando sus coches con más frecuencia para obtener el último equipamiento. La duración media de un auto de alquiler se redujo a cerca de 36 meses el año pasado, según Edmunds.com, que rastrea información de compra de vehículos. Ese es el plazo más breve que Edmunds registró. En algunos meses, los arrendamientos se redujeron a menos de tres años, no mucho más que el ciclo de sustitución de un smartphone.


"Los consumidores quieren una experiencia perfecta dentro y fuera del vehículo", dijo Brian May, quien dirige el servicio de vehículos conectados de Accenture en Estados Unidos. "Las cosas que experimentan en un iPhone o Android son las cosas que quieren experimentar en un coche".

Durante años, los conductores estadounidenses estuvieron privados de tecnología porque las automotrices de Detroit con dificultades no podían darse el lujo de traer avances prometedores a la sala de exposición. Luego vino el rescate de General Motors Co. y Chrysler, y pronto una creciente industria rentable estaba equipando a los vehículos con artefactos transformadores.

Todo sucedió muy deprisa: muchos coches de 10 años de antigüedad parecen como cápsulas del tiempo. Funciones de información y entretenimiento y seguridad que son comunes ahora, eran prácticamente inexistentes tan recientemente como en 2005. Menos de un tercio de los modelos de 2005 tenía tecnología antideslizante y menos del 12 por ciento tenía cámaras de visión trasera, características que se encuentran en casi todos los modelos de 2015, de acuerdo con datos de IHS. En muchos coches no se podía reproducir un iPod a través del estéreo. El sistema de navegación por lo general se pegaba en el parabrisas con una copa de succión.

Se está incorporando un montón de tecnología para mantener interesados a los compradores. Los vehículos que se conducen solos en la autopista o toman el control en los atascos de tráfico podrían estar en la carretera en grandes cantidades en 2017, predice Boston Consulting Group. En 2020, la tecnología que mantiene a los coches en sus carriles y se adapta a la velocidad del tráfico predominante será mucho más común. Lo mismo ocurre con WiFi.

Los fabricantes de automóviles que impulsen mas rápido la nueva tecnología van a obtener una ventaja, dijo Karl Brauer, director sénior de ideas y análisis para Kelley Blue Book. Él dice que la compra de coches se parece mucho a la compra de un nuevo teléfono inteligente. "No necesitas realmente un nuevo iPhone", dijo. "Pero quieres uno".