iPhone Xs Max de Apple vs. Galaxy Note 9 de Samsung
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

iPhone Xs Max de Apple vs. Galaxy Note 9 de Samsung

COMPARTIR

···

iPhone Xs Max de Apple vs. Galaxy Note 9 de Samsung

Derivado del reciente lanzamiento del dispositivo de Apple, te mencionamos los contrastes entre ambos smartphones.

Bloomberg Por Nate Lanxon
13/09/2018
Recientemente Apple lanzó al mercado el nuevo iPhone Xs Max.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Apple presentó el miércoles su smartphone más grande jamás lanzado, el iPhone Xs Max. Con una pantalla de 6.5 pulgadas que empequeñece al iPhone que Steve Jobs develó al mundo en 2007.

Además, el reciente dispositivo presentado por la firma es uno de los más grandes y más costosos celulares en arribar al mercado con precios de lanzamiento de mil 99 dólares.

Los espectadores serán perdonados por ver al dispositivo móvil como una respuesta a la popular serie del Galaxy Note realizada por Samsung Electronics. El último en la línea, el Galaxy Note 9, fue lanzado en agosto y tiene una pantalla de 6.4 pulgadas.

Comparados uno al lado del otro, las abundantes similitudes obscurecen al notable número de diferencias.

El dispositivo de Samsung, Note 9, es el más ligero de los dos celulares, con un peso de 201 gramos, en contraste con el peso de 208 gramos del Apple. Pero el iPhone es cerca de 13 por ciento más delgado. Un gran contribuidor en esta diferencia es la inclusión del lápiz óptico de Samsung, o S Pen, que se almacena en el chasis del smartphone.

El accesorio remarca una de las diferencias claves entre los dos productos y para algunos compradores es más importante que una fracción de pulgada en el tamaño de la pantalla o la profundidad.

La S Pen puede ser usada para escritura, anotaciones a mano y navegación precisa en la interfaz del Note 9. En el mundo de Apple, hasta el momento esto es un lujo sólo para los usuarios de iPad.

Otra importante diferencia engloba 'el corte'. En la parte superior de la pantalla del iPhone hay un pequeño corte que alberga la cámara frontal y otros sensores. Algunos teléfonos Android han seguido esta tendencia pero el Note 9 no lo ha hecho. En lugar, la pantalla del Samsung es un rectángulo interrumpido.

Sin embargo; el tan llamado 'corte' hizo poco por dañar las ventas del iPhone X, que fue el primer producto de Apple en incluirlo, y es uno de los aspectos que ahora marca la diferencia entre los dos más grandes teléfonos celulares en el mercado.

Detrás del cristal, cada dispositivo utiliza una variación de la misma tecnología de pantalla - OLED, en lugar de LCD - que produce imágenes con más contraste y niveles de negro intenso.

Ambos modelos de Apple y Samsung incluyen dos lentes de cámara en la parte trasera - uno con gran angular y un teleobjetivo- que capturan imágenes con una resolución de 12 megapixeles.

La configuración permite a los usuarios tomar imágenes más nítidas desde grandes distancias o crear un efecto de fondo borroso, conocido como bokeh, el cual históricamente fue una cualidad confinada a las cámaras profesionales.

Las dos compañías argumentarán que su respectivo software y tecnología del procesador de imágenes producirán mejores resultados, pero para la mayoría de los usuarios las diferencias serán demasiado pequeñas como para influir en una compra por sí sólo.

A medida que los smartphones se han convertido en nuestras carteras móviles y pases de abordar de aerolíneas así como productos para la comunicación, la seguridad biométrica se ha elevado para convertirse en un punto de venta.

Samsung ha continuado con el uso de los sensores de huellas dactilares acompañado con opciones como escaneo de iris y reconocimiento facial como medidas de seguridad para resguardar sus equipos.

Pero Apple se ha sumado a su autenticación facial basada en el Face ID y ha desechado su sistema de Touch ID y el botón de hardware asociado.

El sistema de iPhone presenta un sola solución a la seguridad biométrica y la tecnología ha probado ser efectiva y precisa. Apple señala que el iPhone Xs Max reconocerá los rostros más rápido que sus productos previos, que quizá podrá ser más atractivo para los compradores.

Algunas veces la respuesta a si vale la pena cambiar de Samsung a Apple o viceversa es la misma independientemente de cuáles dispositivos están siendo considerados: ¿podrá molestarte (o te permitirías) volver a comprar todas tus aplicaciones favoritas? Esto no es menos cierto con el Note 9 y el iPhone Xs Max. y puede ser sólo un factor decisivo para muchos.

Pero el ecosistema del iOS recientemente ha expandido su ya conocido catálogo de aplicaciones para incluir avanzadas herramientas de realidad aumentada. Puedes medir con precisión los muebles gracias a la matriz de cámaras orientadas hacia atrás del iPhone y esto ha abierto una puerta para las aplicaciones de decoración del hogar que pueden ayudar a los usuarios a realizar compras potenciales en sus apartamentos.

La pantalla más amplia en el nuevo smartphone de Apple probablemente hará que esto sea un área incluso más atractiva de software y e-commerce para invertir y no es algo que los dispositivos de Android puedan universalmente alcanzar con los mismos resultados.

No obstante, el Note 9 puede hacer algo más allá de cualquier cosa que su rival pueda ofrecer actualmente, que es convertirse, para todas las intenciones y propósitos, en una PC. Usando un cable, el dispositivo puede estar conectado a un monitor y correr aplicaciones de escritorio que se esperan en una computadora portátil.

Un mouse y un teclado pueden ser conectados vía Bluetooth. Sigue siendo Android, no Microsoft Windows, pero eso puede ser suficiente para algunas personas que quieren un dispositivo que pueda gobernar todos los entornos de trabajo. Es una función innovadora y poderosa que Samsung ejecuta bien.

Uno de los aspectos más controvertidos de comparar un dispositivo iPhone con un Android, como el Note, es el rendimiento.

Existen un elevado números de variables, desde la eficiencia del sistema operativo por sí y la velocidad y arquitectura del hardware y la memoria, hasta las aplicaciones instaladas.

Sin embargo, ambos buques de insignia de Apple y Samsung contienen algunos de los silicios disponibles más avanzados para los productos móviles con especificaciones y potencia bruta que reflejan, o exceden, los de muchas computadoras portátiles. Por eso es que las funciones de escritorio para computadoras de escritorio de Samsung, por ejemplo, son posibles.

El ecosistema de hardware y software de Apple es más estricto que el de Samsung. La compañía con sede en Cupertino, California diseña su propio hardware, sus procesadores, el sistema operativo del software y garantiza estrictamente que los desarrolladores de terceros se apeguen a sus directrices al crear aplicaciones para los consumidores.

Históricamente, se ha visto que esto le da a iPhone una ventaja en términos de consistencia de rendimiento.

Para la mayoría de los usuarios; sin embargo, la apreciable diferencia en velocidad y potencia de cálculo entre el iPhone Xs Max y el Note 9 será, en el mejor de los casos, insignificante. No sería inteligente basar un decisión de compra en únicamente esto.

El Samsung Galaxy Note 9 comienza con un precio de mil dólares, mientras el iPhone de Apple costará mil 99 dólares. Las mayores opciones de capacidad de memoria impulsarán el incremento de los precios. Son caros y son poderosos.

Representan algunos de los más avanzados desarrollos en computación móvil y diseño industrial, y las diferencias entre ellos no serán obvias para muchos compradores casuales.

Por otro lado, el diseño delgado del iPhone y la atención de Apple en refinar su software, sistema de imágenes y un ecosistema de hardware más ancho, podrán mejorar su atractivo para los consumidores promedio, así como para los usuarios corporativos.

El gran énfasis de Samsung en la productividad pura, con la inclusión de un S Pen y la conectividad con monitores de escritorio para una experiencia similar a la de una computadora portátil, puede atraer con más facilidad a usuarios avanzados.

Con Samsung, y los últimos gadgets de gama alta de Apple representando el pináculo de su experiencia respectiva, la experiencia del usuario será comparable, y una decisión de compra podrá venirse abajo: "¿Quieres uno de oro con un corte en la pantalla o uno morado con un lápiz? "