Tech

Investigador de la UNAM representará Red Aeroespacial México-Rusia

12 febrero 2014 4:46 Última actualización 06 mayo 2013 15:16

   [Cortesía/UNAM] Velasco Herrera propuso un monitoreo constante de la actividad solar.  


 
Notimex
 
Como parte del programa de cooperación técnico-científica entre México y Rusia, Víctor Velasco Herrera, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, fue nombrado representante nacional ante la Red Aeroespacial de las universidades de ambas naciones.
 
Un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que Velasco Herrera propuso un monitoreo constante de la actividad solar.
 
Para ello, dijo que sería necesario contar con instrumentos "gemelos" que permitan cruzar información; tanto en México como en Rusia se tendrían equipos para analizar la actividad del sol e intercambiar registros.
 
El científico adelantó que propondrá el uso de diferentes plataformas satelitales para aplicarlos al monitoreo del cambio climático natural y del clima espacial.
 
Velasco Herrera, quien ha sido reconocido por los editores de la revista New Astronomy como uno de los mejores evaluadores de 2012, indicó que los fenómenos que se desarrollan por la actividad solar y su propagación en la heliósfera se conocen como "clima espacial", e influencian a todos los cuerpos celestes de la heliósfera.
 
Entre sus trabajos de predicción ha identificado oscilaciones en la radiación cósmica galáctica, lo que permitió predecir, conjuntamente con investigadores rusos, que en 2012 empezaría una nueva temporada de los llamados incrementos a nivel terrestre de protones relativistas de origen solar (eventos GLE, por sus siglas en inglés).
 
"La naturaleza corroboró la eficiencia del método el 17 de mayo de ese año, porque ocurrió el evento número 71 GLE. El último registrado fue el 13 de diciembre de 2006", detalló.
 
En ese sentido, consideró que es necesario generar sistemas de alerta temprana, tanto internos como externos, de eventos a nivel de extinción que pudieran afectar la preservación de la vida en el planeta, como meteoritos.
 
Abundó que no es suficiente monitorear estos cuerpos celestes, sino que habría que desarrollar una nueva tecnología para evitar que penetraran la atmósfera terrestre.
 
Sin embargo, añadió, "estamos contra el uso de armas de destrucción, porque no resuelven el problema, por lo tanto, un sistema temprano ayudaría a las autoridades correspondientes a tomar las medidas oportunas para prevenir y mitigar riesgos".