Tech

Instagram estuvo
'a una visa' de no existir

La popular aplicación para compartir fotos estuvo a punto de no ser creada tal como la conocemos, pues el brasileño Mike Krieger, uno de sus cofundadores, tuvo serios problemas para adquirir un permiso de trabajo en Estados Unidos. 
Bloomberg
08 abril 2015 14:59 Última actualización 08 abril 2015 17:32
Logo de Instagram

Logo de Instagram. (Bloomberg/Archivo)

Instagram estuvo a punto de no ser inventado gracias al sistema de inmigración de Estados Unidos.

Antes de que Mike Krieger, junto a su socio Kevin Systrom, crearan la popular aplicación para compartir fotos, vivía en Silicon Valley con una visa de trabajo temporal. Si no fuera por algunos golpes de suerte en el proceso de inmigración del país, nuestro mundo de las fotografías en las redes sociales sería diferente. 

Krieger, de origen brasileño, llegó a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Stanford con una visa de estudiante. Después de graduarse, consiguió un trabajo en Meebo, y la puesta en marcha del software le ayudó a solicitar una visa H-1B. Esta clase de visa temporal está destinada a los trabajadores especializados, y la industria de la tecnología es un cliente importante.

Google, Facebook, Intel y otros gigantes de la tecnología envían decenas de miles de solicitudes al gobierno cada año, con la esperanza de asegurar el suministro de visas para los informáticos e ingenieros extranjeros.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos comenzó a aceptar solicitudes el 1 de abril, y al igual que en los últimos años, el número de solicitudes supera rápidamente el tope. La agencia dijo que dejará de aceptar solicitudes y llevará a cabo un sorteo para determinar a qué empleados de las empresas se les otorgarán visas de las 85 mil plazas disponibles. En 2014 sólo la mitad lo hizo a través del sorteo. La agencia aún no ha revelado el número de solicitudes que ha recibido este año.

El frenesí de la la visa H-1B no era la mayor preocupación de Krieger cuando la solicitó a través de Meebo en 2009, cuando la visa H-1B era más fácil de conseguir cuando se estaban contratando pocos trabajadores. Unos meses después de obtener su visa, Krieger comenzó a hablar con Systrom sobre la construcción de una aplicación de red social.

Uno de los primeros retos técnicos para la creación de la aplicación no tenían nada que ver con la programación, sino con la transferencia de la visa a la nueva empresa.

En entrevista, Krieger dijo que esperó más de tres meses, mientras Systrom contrató a un abogado, y él presentó documentos para obtener la visa de trabajo. A medida que las semanas se prolongaron, Krieger pasó horas estudiando las complejidades de la ley de inmigración y control de sitios web como trackitt.com, donde los solicitantes de visa comparten sus historias. "Las conversaciones se estaban acercando a un punto difícil", dijo. "Tuve momentos en los que yo pensaba 'tal vez debería decirle a Kevin que se olvide de mí y encuentre a alguien que sea más fácil de contratar.'"

Finalmente el papeleo llegó, y Krieger obtuvo la autorización para permanecer en el país para trabajar con Systrom en abril de 2010. La aplicación Instagram para el iPhone tomó unas semanas para desarrollarse. "Me tomó menos tiempo construir Instagram que obtener mi visa de trabajo", afirmó.

La aplicación fue un éxito instantáneo, y Facebook acordó la adquisición de la puesta en marcha por alrededor de mil millones de dólares en abril de 2012. Un par de meses más tarde, Google compró Meebo, antiguo empleador de Krieger, por alrededor de una décima parte del precio.

Krieger primero habló de promover cambios en las leyes de inmigración de Estados Unidos en 2012, cuando visitó la Casa Blanca y fue un invitado de la primera dama Michelle Obama.

Recientemente, el emprendedor de 29 años de edad es multimillonario y tiene una tarjeta de residencia, lo que garantiza la residencia permanente. Krieger sigue siendo uno de los autores intelectuales técnicos que hay detrás de Facebook Instagram, que tiene cerca de 200 empleados y más de 300 millones de usuarios que entran en la aplicación al menos una vez al mes.