Tech

Chinos dan datos personales y hasta desnudos por conseguir créditos

Prestamistas en el gigante asiático analizan la conducta de las personas a través de aplicaciones móviles, y lo toman en cuenta a la hora de decidir cuál será su calificación crediticia.
Bloomberg
20 junio 2016 11:29 Última actualización 20 junio 2016 12:46
Datos. (Archivo)

Datos. (Archivo)

La gente que habla mucho paga sus préstamos, pero los demasiado habladores no pagan. Ser demasiado taciturno tampoco es buena señal. Además, no hay que tomar un préstamo a las 4:00 de la mañana.

Son enseñanzas de prestamistas online de China, que siguen la conducta de las personas –por medio de las aplicaciones de sus teléfonos móviles- y las tienen en cuenta a la hora de decidir cuál sería su calificación crediticia.

A los consumidores chinos no les preocupa proporcionar información personal que causaría indignación en Occidente, a cambio de tasas de interés más bajas.

La disposición de los chinos a compartir información es clave para el plan del país de crear la mayor base de datos en línea del mundo sobre sus ciudadanos y sus hábitos.

Más del 80 por ciento de lo recabado está en manos del gobierno, que lo pondrá a disposición del sector privado, dijo hace poco el primer ministro Li Keqiang en China ante un público que comprendía al máximo responsable de Dell Inc., Michael Dell.

WeLab
, una entidad crediticia online de Hong Kong que hace préstamos en China, analiza qué aplicaciones baja la gente, detecta su ubicación mediante el GPS del teléfono, estudia su desempeño académico y a qué redes sociales pertenece.

Ofrece tasas de interés más bajas por cada información personal adicional que contribuya a la elaboración de la calificación crediticia de los clientes.

En Hong Kong, por ejemplo, brindar a WeLab acceso a una cuenta de Facebook supone un descuento de cinco puntos porcentuales en el costo de un préstamo, mientras que dar acceso a Linkedln se recompensa con un descuento de 10 puntos en momentos en que las tasas de interés son de 20 por ciento.

“Los chinos no ponen objeciones a proporcionar datos personales, ni a dar el número de su tarjeta de crédito o su cuenta bancaria”, dijo la socia gerente en Shanghái de GGV Capital, Jenny Lee, cuya firma de capital de riesgo de Silicon Valley ha invertido en gigantes tecnológicas como Alibaba Group.

“Si se observa el sector financiero de Internet, se ve que la gente proporciona su resumen bancario para que se la pueda calificar”.

Tal vez algunos compartan demasiado.

Estudiantes universitarios desesperados por efectivo han enviado fotos suyas desnudos como garantía a varias plataformas de préstamos online, según el diario oficial People’s Daily.

Lo habitual es que obtengan préstamos de 15 mil yuanes (equivalentes a 2 mil 280 dólares), o más si son estudiantes de doctorado o cursan sus estudios en una universidad famosa, según el informe, y por lo menos un préstamo tiene una tasa de interés semanal de 30 por ciento (¡equivalente a mil 560 por ciento anua!).

Los deudores morosos enfrentan la amenaza de que sus fotos desnudos se envíen a familiares, esto en el caso extremo de no pagar.

Evaluar a la gente por medio de su teléfono supone la aplicación de tecnología a algo que siempre se hizo, y los datos se proporcionan de forma voluntaria, según Simon Loong, máximo responsable y uno de los fundadores de WeLab.

“Cuando alguien quería un préstamo en el pasado, iba al banco y el funcionario observaba cómo se peinaba y qué zapatos usaba”, dijo Loong, que se desempeñó antes en el sector de préstamos personales y tarjetas de crédito de Citigroup y Standard Chartered “El comportamiento del teléfono muestra la personalidad de su dueño”.

Otros buscadores de datos chinos también han influido en los negocios mundiales. Rapid Finances, una empresa con sede en Shanghái, usa los datos recolectados de la empresa de internet Tencent Holdings, para preaprobar millones de potenciales prestamos basándose en la frecuencia de sus mensajes instantáneos, el número de amigos en línea, que tanto tiempo pasan en sus teléfonos y sus hábitos de consumo y de juego.

Más del 20 por ciento del procesamiento y almacenamiento mundial de datos se realizarán en la llamada Great Firewall de China para 2020, dijo Lin Nianxi, vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

“China se convertirá en la nación con las bases de datos más grande como país y un centro global de datos”, dijó.