Tech

Google, el nuevo desafío para los reclutadores de Europa

Ésta es la nueva amenaza de las empresas de reclutamiento europeas, como Addeco y Randstad, luego de que Google se está metiendo al mercado de búsquedas laborales y ello podría presionar la rentabilidad.
Lionel Laurent*
25 mayo 2017 13:48 Última actualización 25 mayo 2017 14:29
robots

robots (Shutterstock)

Los barómetros económicos de Europa lucen tan soleados como el clima de mayo. Se aplacó la amenaza de una ola populista. El presidente proeuropeo de Francia, Emmanuel Macron, quiere dar empleo a más gente eliminando la burocracia.

Todo esto debería ser bueno para las empresas de reclutamiento de personal de Europa, más allá de algunos ligeros temblores por el Brexit, en tanto las empresas toman más trabajadores para satisfacer una mayor demanda.

Pero este barómetro económico ya no es tan confiable para los inversores.

Las acciones de la suiza Adecco Group y su rival holandesa Randstad Holding presentan desempeños por debajo del promedio. En los últimos 30 días, cayeron entre 3 y 5 por ciento.

Esto tiene menos que ver con una pérdida de impulso del ciclo económico y más con amenazas existenciales, en su mayoría tecnológicas, para sus propios modelos de negocios.

Google
se está metiendo en el mercado de búsquedas laborales, una medida que podría presionar la rentabilidad. También está avanzando la automatización, lo que podría disminuir el número de vacantes a cubrir.

Históricamente, las empresas de reclutamiento de personal lograron defenderse de las amenazas competitivas de portales de empleo e intermediarios laborales por internet.

En su intensa competencia por comisiones bajas, los advenedizos online provocaron más daño a sí mismos que revoluciones.

Adecco y Randstad mantienen márgenes brutos bastante estables desde 2007, de casi 20 por ciento, según datos de Bloomberg, señal de hasta qué punto los grandes clientes corporativos están dispuestos a pagar servicios más complejos, como procesos de tercerización de negocios.

Monster Worldwide, un arquetipo de la era de las punto.com, terminó vendiéndose a Randstad en 2016 tras años de disminución de los ingresos.

Pero existe la inquietud de que Google y empresas de redes sociales como LinkedIn y Facebook redoblen la presión.

Su motor de búsquedas laborales registrará una enorme cantidad de portales de empleo y publicaciones sociales, lo que implica un mayor alcance. Además, empleará el aprendizaje de máquinas para organizar e indexar mejor los puestos de contratación.

Nada de eso debería resultar fatal para Adecco, pero al aumentar la transparencia del mercado de reclutamiento, Google pone en peligro la ventaja de datos que todavía tienen las empresas tradicionales.

Además, éstas podrían verse obligadas a reaccionar gastando más en tecnología.

Después está la amenaza más a largo plazo de la automatización, que convierte empleos para humanos en empleos para robots.

La robotización probablemente elimine “un nivel entero” del mercado de reclutamiento de personal, dijeron esta semana analistas de Deutsche Bank, y estudios de Credit Suisse sugieren que unos dos tercios de los empleos temporales corren peligro por la automatización.

Ante una merma de los ingresos, la reacción natural de las reclutadoras de personal sería automatizar sus propios procesos e invertir más en tecnología, y eso ya está poniéndose en marcha hasta cierto punto.

Denis Moreau, un analista de UBS, también cree que el alza de los costos fijos por el uso de la robótica hará que los grandes clientes sigan acudiendo a los reclutadores como fuente de mano de obra con costos flexibles. Pero se anticipa un estancamiento de la rentabilidad.

El crecimiento promedio de las ganancias antes de intereses, impuestos y amortización de Adecco y Randstad rondará un valor nulo entre 2016 y 2030, frente a 3 por ciento durante los 16 años anteriores, según Credit Suisse.

Buena parte de estas inquietudes son a largo plazo y van más allá del ciclo económico, que todavía avanza con fuerza.

Son un recordatorio de que ahora que se calma la preocupación por la política europea, es probable que los inversores presionen a las administraciones para que aborden temas de largo plazo como la automatización y las revoluciones digitales para justificar sus tasaciones.

El mensaje de Macron es importante, pero también lo son las palabras de Barack Obama a Donald Trump al despedirse este año: más que la globalización, los que más impactarán sobre la fuerza de trabajo serán los robots.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños. Ni la de El Financiero. 

*Lionel Laurent es un columnista de Bloomberg Gadfy que cubre finanzas y mercados. Anteriormente trabajó en Reuters y Forbes. 

:
Todas las notas TECH
5 cámaras que vas a desear este 2018
Con flores, la actriz mexicana Katy Jurado llega al 'doodle'
¿Quieres tu selfie en un Van Gogh o en un Goya?
Estas increíbles criaturas habitan en lo profundo del Golfo de México
Esta es la razón por la que no debes aguantarte un estornudo
Robot de Alibaba puede leer mejor que tú y una universidad lo respalda
Un 'dinosaurio arcoíris' vuelve al Jurásico más colorido de lo imaginado
Avaya 'toma vuelo' y cotizará en la Bolsa de Nueva York
Ford va 'con todo' para fabricar autos eléctricos
Xiaomi busca salir a Bolsa de la mano de Goldman Sachs y Morgan Stanley
Zuckerberg hizo estallar Facebook desde adentro
Uno de estos mexicanos competirá por un ‘botín’ de un millón de dólares
¿Por qué atacan los hackers?
Esta mochila te dará un masaje y cargará tu celular
Huawei nombra a Gal Gadot como su nueva embajadora en EU
Un 14 de enero de 1876, Graham Bell registró la patente del teléfono y así ha evolucionado
5 televisores en los que vas a querer ver el Mundial
General Motors informa producción en masa de vehículos sin volante
Tesla y Microsoft buscan creadores mexicanos. Te decimos cómo participar
Las imágenes más impactantes del CES 2018
Estos son los autos del futuro presentados en el CES 2018
Sony va por muchos robots tras su perro Aibo
¿Amas a los delfines? Este es su 'victimario' en Brasil
El día que Elon Musk confundió una 'fiesta de sexo' con una de disfraces
Nuestros océanos están en crisis y la tecnología podría salvarlos
Sign up for free