Tech

Google compra servicio
de transmisión
de música Songza

Para jugar un rol más importante en el negocio de música online, Google incorporará a su ya existente servicio de transmisión de música, la plataforma Songza, la cual ya tiene cuatro años de vida, por una cantidad estimada en 15 mdd.
Reuters
01 julio 2014 17:44 Última actualización 01 julio 2014 17:44
Songza

(Tomada de Songza.com)

SAN FRANCISCO.- Google adquirió el servicio de transmisión de música Songza, lo que implica la última maniobra de la compañía para jugar un rol más importante en el creciente negocio de la música online.

Google dijo el martes que analizaría modos de incorporar aspectos de Songza a su ya existente servicio de transmisión de música en los próximos meses.

Por el momento, el servicio de Songza, que tiene cuatro años de vida y crea listas de reproducción pormenorizadas con la intención de coincidir con las actividades y gustos de los usuarios, permanecerá inalterado para los usuarios actuales.

Google no hizo públicos los términos financieros del acuerdo, aunque un reporte del New York Post indicó recientemente, citando fuentes anónimas, que el gigante de las búsquedas por internet ofreció comprar la empresa por 15 millones de dólares.

El acuerdo se produce un mes después de que Apple adquirió a Beats por 3 mil millones de dólares. La compra de Beats, que también pregona la creación de listas de reproducción específicas, fue considerada como un esfuerzo por mejorar la posición de Apple en el creciente segmento del mercado musical.

Las ventas de descargas de música digital han disminuido en los últimos meses, en momentos en que crece la popularidad de servicios de transmisión online como Pandora Media y Spotify.

Google lanzó su servicio de música por suscripción Play All Acces a un precio de 9,99 dólares por mes en el 2013, y la compañía dijo el mes pasado que su sitio web YouTube se estaba preparando para presentar un servicio de transmisión por pago.

Google no dijo cuántos empleados tenía Songza, pero aclaró que la compañía continuaría trabajando desde su sede en Nueva York.