Tech

Google dará concesiones a la competencia para saldar pleitos en Rusia

La agencia rusa FAS falló en 2015 que Google era culpable de abusar de su posición dominante, por lo que impuso una multa de 7 millones de euros, además de que la firma debe renunciar a la exclusividad en sus servicios en los celulares con Android.
AP
17 abril 2017 13:9 Última actualización 17 abril 2017 13:21
Etiquetas
Google

Google. (Shutterstock)

Google aceptó pagar una multa de más de siete millones de euros y abrir a sus competidores su sistema Android para teléfonos inteligentes para poner fin a las diligencias abiertas por las autoridades rusas, en virtud de un acuerdo anunciado este lunes.

Si bien la suma a pagar no deja de ser simbólica habida cuenta del peso financiero del gigante estadounidense, el acuerdo amistoso hecho público incluye concesiones importantes para sus competidores, mientras se están llevando a cabo procedimientos similares en otras jurisdicciones, incluyendo la Unión Europea.

"Hemos conseguido encontrar un equilibrio entre la necesidad de desarrollar el ecosistema Android y los intereses de terceros desarrolladores para difundir sus aplicaciones y servicios en dispositivos con sistema operativo Android", se congratuló el presidente de la agencia encargada de la competencia en Rusia (FAS), Igor Artemiev, en un comunicado.

El acuerdo "responde a los intereses de todas las partes", consideró Google en un comunicado distinto.

Interpelada por el grupo ruso Yandex, la agencia FAS falló en 2015 que Google era culpable de abusar de su posición dominante. La agencia le acusaba de obligar a los fabricantes de celulares con su sistema Android a imponer su motor de búsqueda por defecto en el dispositivo, prohibiendo la preinstalación de servicios similares de la competencia antes de sacar a la venta los aparatos.

La agencia fijó la multa en 438 millones de rublos, es decir, 7.4 millones de euros según el cambio de este lunes, pero Google presentó múltiples recursos y lanzó las negociaciones con las autoridades para llegar a un acuerdo.

Según el pacto anunciado este lunes, Google acepta pagar la multa requerida y renuncia además a toda exclusividad en sus servicios en los celulares que funcionen con Android.

Los fabricantes de teléfonos inteligentes podrán preinstalar aplicaciones de la competencia, principalmente en la pantalla de inicio. Y los usuarios podrán elegir su motor de búsqueda por defecto, que ya no estará preconfigurado con el de Google.