Tech

Ganancias de Nokia caen 61% y generan dudas sobre acuerdo con Alcatel

Las ventas totales en el negocio de redes de Nokia estuvieron ligeramente por encima de las expectativas, pero las ganancias se hundieron 61 por ciento respecto al año anterior por la variedad de los productos vendidos. 
Reuters
30 abril 2015 8:59 Última actualización 30 abril 2015 8:59
[Microsoft ofreció 7 mil 300 mdd. por el sector de celulares de Nokia. / Bloomberg] 

[Microsoft ofreció 7 mil 300 mdd. por el sector de celulares de Nokia. / Bloomberg]

Nokia reportó ganancias muy por debajo de las previsiones del mercado en su negocio de equipos de redes de telecomunicaciones, haciendo caer sus acciones en 9 por ciento y generando dudas sobre la planeada adquisición de su rival Alcatel-Lucent.

Las ventas totales de Nokia en el negocio de redes en el primer trimestre estuvieron ligeramente por encima de las expectativas, pero las ganancias se hundieron 61 por ciento respecto al año anterior por la variedad de los productos vendidos, especialmente menos software de alto margen y más aparatos móviles de bajo margen en China, al igual que los mayores costos en investigación y desarrollo.

Con las acciones de Nokia cotizando ahora cerca de 20 por ciento menos que antes de anunciarse el acuerdo con Alcatel, una divergencia significativa en el desempeño de ambas compañías pondría en duda los términos de la oferta, que valora a la francesa Alcatel-Lucent en unos 17 mil 500 millones de dólares, dijeron analistas.

Los inversores querrán saber si la menor rentabilidad es una incidencia pasajera o una nueva realidad, un año después de que Nokia redobló su apuesta por los equipos de redes tras vender su unidad de referencia de celulares a Microsoft.

Nokia modificó también el objetivo de margen de beneficio operativo para el año, apuntando ahora a la mitad de un rango anterior de entre el 8 y el 11 por ciento, asustando más a los inversores que esperaban que estuviera en la parte alta del rango.

La compra de Alcatel busca impulsar la escala para competir mejor con Ericsson y Huawei, al igual que asegurar ahorros de costos de 900 millones de euros para el 2019, en medio de unas débiles perspectivas de crecimiento para la industria.