Tech

Galletas Oreo, tan adictivas como la cocaína: investigadores

10 febrero 2014 4:29 Última actualización 16 octubre 2013 16:42

  [El estudio reveló una fuerte asociación entre los efectos placenteros de comer Oreos y consumir cocaína/Bloomberg]  


 
 
Redacción

Un estudio realizado por investigadores del Connecticut College sugiere que la 'galleta favorita de América' puede ser tan adictiva como la cocaína.

"Nuestra investigación apoya la teoría de que los alimentos altos en grasa o altos en azúcar estimulan el cerebro de la misma manera que las drogas", señala Joseph Schroeder, profesor que coordinó el estudio.

Para el estudio, varias ratas fueron puestas dentro de un laberinto; de un lado se les colocó una galleta Oreo, y del otro una barra basada en arroz.

De acuerdo con el estudio, las ratas pasaron más tiempo del lado en donde se encontraban las galletas.

"Era sorprendente ver a las ratas comer la famosa galleta. La abrían a la mitad y comían primero la parte de en medio", señala Jamie Honohan, una investigadora que participó en el estudio.

La siguiente etapa de la investigación fue poner otras ratas en el laberinto, sin embargo en este caso las galletas Oreo fueron remplazadas por una inyección de cocaína o morfina.

En el momento en que los investigadores compararon los resultados vieron que las ratas pasaron cerca de la misma cantidad de tiempo en el lado donde se encontraban las galletas o donde se le suministraba la droga.

En otras palabras, los resultados demostraron también una fuerte asociación entre los efectos placenteros de comer Oreos y consumir cocaína.

"Esta buena correlación con los resultados conductuales presta apoyo a la hipótesis de que los alimentos ricos en grasa o altos en azúcar son adictivos", dijo Schroeder.

El investigador informó además que se encontró que comer galletas activa más neuronas en el ‘centro del placer’ que las drogas antes mencionadas.

El estudio surgió de la curiosidad por saber cómo la prevalencia de alimentos ricos en grasa y azúcar han contribuido a la epidemia de obesidad en lugares de bajos ingresos.
 
En este sentido, el titular de la investigación señalo que pese a que se conocen los riesgos de consumir drogas como la cocaína, los alimentos altos en azúcar pueden presentar un peligro debido a su accesibilidad.