Tech

FuckUp Nights enseña
a los startuperos a
lidiar con fracaso

Cada mes, FuckUp reúne a otros emprendedores con proyectos que no consiguieron despegar para compartir su experiencia, y sobre todo sus errores. En el 65% de los casos, el fracaso está relacionado con fallas administrativas y problemas entre los miembros.
Ana Martínez
20 julio 2014 21:10 Última actualización 21 julio 2014 5:0
Fuckup

(Tomada de Facebook Fuckups)

Se estima que ocho de cada 10 nuevas empresas en México fracasan antes de cumplir 5 años y los creadores de FuckUp Nights quieren ayudar a mejorar esta estadística.

Cada mes, sus integrantes reúnen a otros emprendedores con proyectos que no consiguieron despegar para compartir su experiencia, y sobre todo, sus errores, con los nuevos integrantes de esta comunidad en 11 países del mundo.

En el 65 por ciento de los casos, las firmas tecnológicas emergentes no logran ser exitosas por razones relacionadas con fallas administrativas y problemas entre los miembros de los equipos.

Las otras dos fuentes principales de fracaso tienen que ver con una planificación financiera poco eficiente y que los emprendedores se agotan tras tres meses sin llegar al punto de equilibrio, cuando este proceso toma más de ocho meses.

“Lo que queremos en FuckUp Nights es quitar las barreras y tabúes para hablar del fracaso. Son historias en primera persona donde otros empresarios te dan atajos para no fracasar como ellos”, dijo José Villatoro, uno de los cinco fundadores de los eventos.

En opinión de Blanca Treviño, presidenta de Softtek, la forma en que enfrentas los errores puede definir si tu empresa quiebra. En el año 2000, la firma encabezada por Treviño presentó su mayor crisis y estuvo cerca de suspender sus operaciones. Para evitarlo, la empresaria se sentó con cada uno de sus clientes y les solicitó un voto de confianza.

“Salimos fortalecidos, no perdimos un solo cliente. Incluso, conservamos al 85 por ciento de nuestros trabajadores”, recordó.

En México hay muy poca tolerancia al fracaso y no existe una cultura de riesgo, éste es visto como el fin del proyecto y no existen esfuerzos por aprender de él. En Estados Unidos se tiene un enfoque diferente, se busca aprender de los errores y seguir intentando, de acuerdo con un estudio de Microsoft y el Instituto Mexicano de la Competitividad.

“El modelo de Silicon Valley tolera grandes cantidades de fracaso porque hay muchas salidas exitosas. En México se concentran mucho más en las fallas que en los casos de éxito”, comentó Andy Kieffer, director de Agave Lab Ventures.

En opinión de los expertos, los emprendedores deben asumir que el fracaso es parte del camino al éxito, pues es muy probable que el primer proyecto que inicien no sea exitoso.

Para Marc Randolph, cofundador de Netflix, fallar está bien, lo importante es que los jóvenes estén preparados para asumir los riesgos que implica innovar con modelos de negocio disruptivos y que vean esto como una oportunidad de optimizar el aprendizaje.

“Es un camino de hipótesis incorrectas en las que aprendes mucho. Empiezas con una idea y un modelo, te equivocas y lo cambias las veces que sean necesarias”, dijo Villatoro.