Tech

5 fallas de un emprendedor que ahuyentan a inversionistas

Levantar fondos es uno de los procesos más difíciles para las startups, estos son algunos errores que no debes cometer como emprendedor para evitar que los inversionistas guarden sus chequeras.
Jair López
20 agosto 2015 21:32 Última actualización 21 agosto 2015 4:55
[400 emprendedores y 100 inversionistas se reunieron en Monterrey / José Luis Leyva / El Financiero]

El pitch es clave para que proyectos de emprendedores capten inversiones. (Archivo El Financiero)

Para seducir a un fondo, no siempre debe tener la actitud desmedida que mostraba Steve Ballmer en las keynotes de Microsoft, usar las sudaderas y tennis Converse de Mark Zuckerberg o contar toda su historia y la de su empresa.

Si bien levantar fondos es uno de los procesos más difíciles para las startups, emprendedores y expertos destacaron algunas fallas que hacen que los inversionistas guarden sus chequeras.

Para Alejandro Villalón, emprendedor e inversionista en On Ventures, lo peor que puede hacer un startupero es entorpecer el tiempo del inversionista, extendiendo su pitch (presentación) sin explicar rápidamente la oportunidad de negocio de la firma.

“La comunicación efectiva a un inversionista es darle a conocer dónde se puede generar valor en el negocio, mucho más que en describir el producto y la trayectoria del emprendedor”, explicó Villalón.

Otro error que señaló el experto es que muchos de los emprendedores desde el pitch con inversionistas ya están buscando los recursos, sin embargo, este proceso es el camino para lograr una cita con el fondo.

“Cuando estás buscando un pitch no buscas la inversión, buscas una cita y habrá una, dos y tres. El valor del pitch está en conseguir la siguiente cita. Una conversación de menos de cinco minutos es suficiente para que me abras el apetito y te dé una tarjeta, o no”, comentó.

La formalidad no está peleada con los emprendedores, pero sí las sandalias y las sudaderas, señaló Claudia Yan, directora de proyecto del fondo Beamonte Investments.

“Llegar en chanclas con inversionistas, eso no se puede, es un mito. Eso al menos que seas Mark Zuckerberg, que ya hubo uno y que no va a haber otro en 100 años. Básicamente es ir con formalidad”, dijo.

La ejecutiva precisó que ir a la presentación con traje, camisa y arreglado puede ser un diferenciador para que el inversionista diga que sí.

Hablarles como si fueran ‘su majestad’, es otra falla que resaltó Yan. Pero sugirió dirigirse a los inversionistas con propiedad, adularlos está fuera del ambiente.

“Tienes que saber muy bien cómo moverte en el medio. Tienes que ser muy cauteloso porque si te va mal con uno, es muy probable que ese le diga al otro y al otro, porque todos se conocen en el medio”, destacó.

No hacer la ‘tarea’ antes de ir con el inversionista es una más de las fallas de los emprendedores: debe investigar y conocer al inversionista y las empresas que ha fondeado, opinó Juan López Salaberry, inversor partner del fondo 500 Startups.

“Algo muy importante para llegarle a un inversionista es conocerlo. Algo que los emprendedores a veces no hacen es darse cuenta cómo invierte, entender las variables del fondo, conocer qué inversiones ha hecho en el pasado”, dijo.