Facebook quiere detectar noticias falsas... pero sin que nadie le ayude
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Facebook quiere detectar noticias falsas... pero sin que nadie le ayude

COMPARTIR

···

Facebook quiere detectar noticias falsas... pero sin que nadie le ayude

The News Media Alliance propuso a la red social crear una lista de organizaciones de medios cuyas noticias sean consideradas creíbles.

Bloomberg Por Naomi Nix
23/05/2018

Si bien Facebook ha dicho que quiere trazar una línea entre las noticias y la desinformación, la compañía rechazó una oferta de trabajar con una agrupación profesional de medios periodísticos para solucionar ese problema, de acuerdo con correos electrónicos.

David Chavern, máximo responsable de The News Media Alliance, ofreció el lunes un plan que excluiría a algunas organizaciones de noticias de un nuevo requisito de Facebook aplicado a todos los artículos que adquiere en los que se promocione la política.

La medida colocaría a estos artículos en una base de datos pública junto con información publicitaria de candidatos y agrupaciones políticas.

La propuesta de Chavern implicaría crear una lista de organizaciones de medios que se consideran creíbles y estarían exentos del requisito.

En un correo electrónico obtenido por Bloomberg News, Campbell Brown, directora de sociedades de noticias de Facebook, respondió que la compañía “tomaría en serio sus sugerencias”, pero aclaró que la empresa planeaba negociar con las firmas editoras de forma directa.

“Estamos trabajando directamente con las firmas editoras y hemos tenido numerosas conversaciones con ellas sobre cuál sería el mejor enfoque”, agregó. “Todos coincidimos en que es importante tener más transparencia, de modo que cualquier solución debe cumplir con estas metas. Pronto daremos a conocer nuestros planes. Nuevamente le agradezco su aporte”.

Brown y un representante de Facebook no respondieron de forma inmediata a un pedido de respuesta.

Chavern expresó, en un comunicado, que Facebook intentaba “fracturar la industria periodística silenciando el asunto que hace más ruido y dejando al resto de la industria a los gritos”. The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal son algunos de los miembros de The News Media Alliance.

Si bien Facebook quiere avanzar con planes para etiquetar la publicidad electoral como política, parte del contenido más politizado proviene de sitios web que se disfrazan de editores de noticias.

Para las editoriales periodísticas tradicionales, todo rotulado amplio de las noticias como contenido político implica un sesgo. Pero una solución que exceptuaría a determinados editores colocaría a Facebook en la posición de decidir cuáles noticias son verdaderas.

Facebook anunció que crearía un archivo de publicidad política por primera vez el año pasado, cuando recibió críticas por la utilización del sitio por parte de agentes rusos para influir en la elección presidencial de 2016 en Estados Unidos.

La compañía de Menlo Park, California, presentó más tarde un plan para dar a conocer cuándo las organizaciones de noticias pagan para aumentar la exposición de sus artículos sobre política y para almacenar los detalles sobre la información demográfica de quiénes veían los anuncios, y cuánto se gastaba en un archivo que incluya anuncios de políticos y agrupaciones políticas.

Los artículos promocionados por las organizaciones de noticias incluirían etiquetas que especificarían ‘pagado por’, tal como la publicidad política.

The News Media Alliance argumentó que si Facebook agrupa la promoción de notas periodísticas con la promoción política en su plataforma, elevaría a las fuentes de noticias menos creíbles y debilitaría la confianza del público en los medios.

“Su plan de agrupar a las firmas editoras de calidad con la promoción política, algo que el archivo publicitario hará, desdibuja de modo peligroso los límites entre el verdadero periodismo y la propaganda”, expresó Chavern en una carta enviada el viernes pasado al máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg.

“Ese tratamiento de las noticias de calidad como políticas, aun en el contexto del marketing, es profundamente problemático”, subrayó.