Tech

¿Eres mal conductor?,
un auto que se maneja solo aún no es la solución

Recientes accidentes con autos autónomos como Volvo o Google han demostrado que por más inteligentes sean éstos, el error humano aún está en su contra, por lo que muchos fabricantes de automóviles no introducirán autos totalmente automatizados en lo inmediato.
Bloomberg
08 junio 2015 22:5 Última actualización 09 junio 2015 0:10
Automóvil autónomo de Google

Otro de los autos sin conductor de Google fue chocado por detrás el jueves. (AP)

Empresas como Google Inc., Mercedes Benz y Volvo Cars se apresuran a desarrollar vehículos lo bastante inteligentes como para conducirse solos, pero en algunos casos ni siquiera los sistemas más sofisticados pueden lidiar con el error humano.

En un incidente reciente, un empleado de Volvo que trataba de mostrar las características de seguridad atropelló en cambio a un grupo de personas. El conductor pensó que el auto estaba equipado con una opción para detectar transeúntes y frenaba automáticamente. No era así, y la manera en que el conductor aceleró el vehículo deportivo utilitario XC60 podría haber anulado la función de todas maneras.

Este accidente no fue un hecho aislado. Otro de los autos sin conductor de Google fue chocado por detrás el jueves, llevando a 13 el número de accidentes en seis años de ensayos, en tanto nueve fueron golpeados en la parte posterior. Si bien los autos inteligentes pueden llegar a evitar accidentes en general, estos incidentes ilustran los problemas planteados por la interacción entre personas y computadoras.

Dado que los autos se hacen cargo de la mayor parte de la conducción, alternar el control entre la máquina y un humano susceptible de distraerse “será una cuestión difícil”, dijo Philippe Crist, economista de OCDE que coordinó un informe con fecha 28 de mayo sobre la conducción autónoma. Es una razón importante por la cual muchos fabricantes de automóviles no introducirán autos totalmente automatizados en lo inmediato. Además, existe el riesgo de que dichos vehículos generen nuevos tipos de choques, dijo.

Aunque falta mucho para los autos robóticos, los fabricantes están sumando cada vez más sistemas capaces de tomar el volante en determinadas situaciones. El atractivo para los fabricantes es claro. La demanda de características que alivien los aspectos más tediosos de la conducción, como circular en medio del tránsito pesado, podría generar un mercado de US$42.000 millones en 2025, estima Boston Consulting Group.

CHOCADOS DE ATRÁS

Los accidentes que involucran a los autos autónomos de Google parecen derivar de que no interpretan las reglas de tránsito como esperarían los conductores humanos, según Crist.

“Estábamos detenidos” en la mayoría de los accidentes, dijo Astro Teller, responsable del laboratorio de investigación de Google que maneja la iniciativa de los autos sin conductor, en una conferencia de desarrolladores el 29 de mayo. “El auto no estaba circulando. Tampoco conducía un humano. Simplemente nos chocó de atrás” otro vehículo.

En tanto 94 por ciento de los choques se vinculan actualmente a algún tipo de error del conductor, el hecho de que las computadoras asuman un control mayor puede llegar a ser una buena idea.

“Estamos convencidos de que esta tecnología ayudará a reducir los accidentes”, dijo Eric Schuh, responsable del Centro de Víctimas de Swiss Re AG, que analiza el riesgo para el negocio de reaseguros de la empresa con sede en Zurich.

Volvo está de acuerdo, pese al incómodo choque del mes pasado, que se volvió viral en YouTube con más de 4 millones de vistas.

“El auto en sí no tuvo nada que ver”, dijo el fabricante de autos con sede en Gotemburgo, Suecia, en un comunicado. “El desafortunado incidente se debió sólo a un error humano”.